Sin categoría

Activistas de derechos humanos sentenciados a prisión en Estados Unidos

Un juez federal en Estados Unidos halló culpables a 6 miembros de los Observadores de la Escuela de las Américas. Los activistas ahora condenados fueron apresados en noviembre pasado, luego de ingresar al Fuerte Benning, como signo de protesta y para pedir el cierre del nefasto instituto militar.

El lunes pasado, 26 de enero de 2009, seis activistas de derechos humanos comparecieron ante el Magistrado estadounidense G. Mallon Faircloth, en un tribunal federal de Columbus, Georgia. Los seis miembros de los Observadores de la Escuela de las Américas (SOA Watch, en inglés) fueron encontrados culpables y sentenciados por entrar en la base militar de Fort Benning, mientras protestaban contra la Escuela de las Américas.

Esta Escuela, conocida ahora como el Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación de la Seguridad (Western Hemisphere Institute for Security Cooperative- WHINSEC), es una escuela controversial del ejército de EE.UU., que entrena a soldados latinoamericanos.

Los seis acusados participaban junto a decenas de miles de personas en las protestas del 22 y el 23 de noviembre 2008, ante las rejas de Fort Benning, en Columbus, Georgia, para exigir un viraje en la política exterior de los Estados Unidos hacia América Latina, y el cierre definitivo de la Escuela de las Américas (SOA/WHINSEC).

El grupo pasó pacíficamente por la entrada de Fort Benning, sede de la escuela, mientras miles de manifestantes realizaban una vigilia frente a sus puertas, en memoria a las personas asesinadas a manos de los egresados de esa institución.

La Escuela de las Américas, una instalación dedicada a entrenar personal militar y policial latinoamericano, ubicada en Fort Benning, Georgia, ocupó los titulares de la prensa en 1996, cuando el Pentágono divulgó manuales de la Escuela que promovían el empleo de la tortura, la extorsión y las ejecuciones extrajudiciales.

A pesar de la combativa campaña internacional y de todos los esfuerzos que lleva a cabo la Escuela de las Américas, el apoyo al instituto continúa disminuyendo. En vista de que más de 35 representantes del Congreso, que votaron por seguir financiando SOA/WHINSEC, en noviembre 2008, han perdido su escaño, los defensores de derechos humanos tienen en la mira continuar presionando al nuevo Congreso para que cierre la Escuela definitivamente en 2009. La última votación para retirarle los fondos a la instituciónn, que tuvo lugar en 2007, perdió sólo por un margen de seis votos.

Los acusados y sus sentencias

Padre Luis Barrios, 56 años, de North Bergen, New Jersey, sentenciado a dos meses en una prisión federal y a una multa de US$250.

Theresa Cusimano, 40 años, de Denver, Colorado, sentenciada a dos meses en una prisión federal y a una multa de US$500.

Kristin Holm, 21 años, de Chicago, Illinois, sentenciada a dos meses en una prisión federal y una multa de US$250.

Sor Diane Pinchot, OSU, 63 años, de Cleveland, Ohio, sentenciada a dos meses en una prisión federal.

Al Simmons, 64 años, de Richmond, Virginia, sentenciado a dos meses en una prisión federal.

Louis Wolf, 68 años, de Washington, DC, sentenciado a seis meses de arresto domiciliario y a una multa de US$ 1000.

Puedes enviar un saludo solidario a los prisioneros a esta dirección: correo@soaw.org

También, puedes apoyar el cierre de la Escuela de las Américas firmando la “Carta a Obama” en: www.soawlatina.org

Algo de historia

La Escuela de las Américas cambió el nombre pero no las mañas. En los últimos cinco años, militares latinoamericanos recibidos en la academia, fueron acusados de asesinatos, narcotráfico, paramilitarismo y un golpe de Estado.

Tras fuertes cuestionamientos, desde 2004, la escuela guarda bajo llave los nombres de sus alumnos, pero semanas atrás la Cámara de Representantes aprobó una enmienda para que la información sea revelada.

“Queremos saber quiénes son para poder controlarlos. El secreto y la indiferencia hacia los derechos humanos es un hábito de este gobierno”, expresó recientemente Jim McGovern, el diputado demócrata que presentó el proyecto.

De acuerdo con la base de datos de SOAW, militares preparados por la institución reprimieron protestas en Bolivia durante el año 2000. A los dos años, el capitán Filman Urzagaste se ganó un curso de 49 semanas en el instituto norteamericano. Urzagaste fue uno de los responsables del secuestro y tortura en 1997 del entonces presidente de la Asamblea por los Derechos Humanos, Waldo Albarracín. En 2002, dos graduados de la SOA, el comandante Efraín Vázquez y el general Ramírez Poveda, participaron del fallido golpe de Estado al presidente venezolano Hugo Chávez.

En Colombia, siete ex alumnos de la escuela dirigían grupos paramilitares y eran responsables de desapariciones y masacres en 2001, según denunció Human Rights Watch. En 2005, el comandante de la brigada 17 del ejército colombiano, Héctor Jaime Fandiño Rincón, masacró a ocho personas en San José de Apartado, según testigos que lo reconocieron. Rincón era graduado de SOA.

En marzo del 2007, Los Angeles Times publicó un informe de la CIA en el que la agencia vinculaba al anterior comandante del ejército, el general Mario Montoya, con los paramilitares. Este militar salió de la comandancia del ejército el pasado 4 de noviembre, tras el escándalo de los llamados “falsos positivos”, una estrategia siniestra mediante la cual se asesinaban jóvenes de escasos recursos para hacerlos aparecer como guerrilleros muertos en combate.

En 2002, el general Mario Montoya y los paras habrían trabajado codo a codo en la Operación Orión, para eliminar a las FARC de las áreas pobres de Medellín, donde 14 personas fueron asesinadas y docenas desaparecidas. Montoya fue alumno de la escuela militar estadounidense en 1983 y en 1993, y llegó a ser instructor.

En Chile, el general retirado Raúl Eduardo Iturriaga Neumann fue arrestado en agosto del año pasado, después de darse a la fuga por 52 días. Conocido como “Don Elías”, el ex jefe de la inteligencia chilena (DINA) está condenado por desaparecer a políticos y militantes de izquierda. Neumann pasó por la SOA en 1965 y en 1973 participó del golpe de Estado al entonces presidente Salvador Allende.

En Perú, Angel Sauni, un ex miembro del escuadrón de la muerte Grupo Colina, reveló en febrero pasado que esa organización aprendió a combatir a Sendero Luminoso y al Movimiento Revolucionario Túpac Amaru en la Escuela de las Américas. El Grupo Colina es acusado de haber asesinado a más de 25 personas durante el gobierno de Alberto Fujimori.

La lista de graduados que desprestigian a Whinsec es tan pesada como los fondos que recibe. Según un informe del Centro de Políticas Internacionales, el presupuesto creció de 3,8 millones de dólares en 1996 a 9,7 en 2004, mientras que la cantidad de asistentes disminuyó de 916 a 872, respectivamente.

Desde 1996 hasta el 2006, los países con mayor presencia en la escuela fueron Colombia, Chile, México, Honduras y Perú. “Hemos visitado 15 países, entre los cuales México y Colombia no nos recibieron ni respondieron a nuestra solicitud de que dejaran de entrenarse en Whinsec”, manifestó hace poco Lisa Sullivan, coordinadora del Observatorio de la Escuela de las Américas. El observatorio fue fundado por el principal enemigo de la academia, Roy Burgeois, un cura católico y veterano de la guerra de Vietnam, que fue detenido ocho veces por sus denuncias y que llegó a arrojar su propia sangre contra las paredes de la institución militar.

En los últimos años el instituto fue perdiendo algunos asistentes. Venezuela dejó de enviar cadetes en 2004. Lo mismo hicieron dos años más tarde Uruguay y Argentina, país que tuvo como dictadores a dos graduados de la escuela, Roberto Viola y Leopoldo Galtieri. Costa Rica y Bolivia se distanciaron de la institución el año pasado. Y otros pueden definirse próximamente.

Aunque el Observatorio del padre Burgeois todavía no pudo cerrar el instituto, su proyecto para hacer públicos los nombres de los alumnos que cursaron allí en los últimos cuatro años avanza en el Congreso. Sólo falta que lo apruebe el Senado. “Como no tuve éxito en cerrarla, este año quiero que publiquen los nombres”, señaló el congresista Jim McGovern.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button