De la Ciudad

En Casa Hogar Mauro de Catia los abuelos cuentan con una mano amiga (+Fotos)

No muchas personas tienen la dicha de llegar a la tercera edad, una etapa que precisamente no debe significar que se nos acabó la vida, por el contrario representa un período que debería comprender descanso, reflexión y oportunidades para hacer cosas que por algún motivo fueron pospuestas.

En la Casa Hogar Mauro de Catia más de una veintena de abuelos y abuelas encontraron el cariño, la atención, la calidez y la protección, propios de una familia, que les brinda un grupo de personas que los atienden integralmente a diario.

Este espacio abrió sus puertas en la vereda 67, sector F de la parroquia Coche, en Caracas, para ofrecer a un total de 26 adultas y adultos mayores (14 hombres y 12 mujeres) un lugar digno donde vivir el resto de sus años.

El centro de atención fue ejecutado por el Gobierno del Distrito Capital (GDC), con una inversión de más de 13 millones de bolívares y cuenta con servicios de rehabilitación física, consultas médicas, gimnasia cerebral, cocina, y espacios para desarrollar actividades recreativas, deportivas y culturales, de la mano de un equipo conformado por 32 personas, entre gerontólogos, enfermeros y trabajadores sociales.

“Esta casa se llama Mauro de Catia en honor a un hombre que luchó, en las calles de Caracas, por las reivindicaciones de nuestros adultos mayores. El testimonio que me han dado los abuelos que viven aquí es de felicidad y gratitud, por eso seguiremos empeñados en darle a nuestros adultos mayores las condiciones de vida más acordes, para que puedan vivir felices”, expresó Juan Carlos Dugarte, jefe de Gobierno del Distrito Capital.

La Casa Hogar  viene a conformar el tercer espacio de atención para personas de la tercera edad, que inaugura el GDC en la ciudad caraqueña. Las otras dos son: Casa Hogar Luis Ordaz, ubicada en San Martín y Casa Hogar El Conde, con sede en la parroquia San Agustín. En cada una de ellas se atienden a 80 abuelos y abuelas.

“El primer trimestre del año que viene debemos estar reabriendo la Casa Hogar El Paraíso, donde serán trasladadas las personas que tenemos en la Casa Hogar El Conde, la cual será rehabilitada en su totalidad a fin de prestarle un mejor servicio a las personas que viven ahí”, dijo Dugarte.

Mauro de Catia y de todos

Cecilia e Yvette, esposa e hija de Mauro González, estuvieron presentes en la inauguración de la Casa Hogar que hoy lleva el nombre de este luchador social.

Su esposa se mostró conmovida al ver hecho realidad uno de los sueños del catiense.

“Estar aquí es como sentirlo a él de nuevo. Por obras como estas era la lucha de Mauro, él luchaba porque las personas mayores, aunque no estuviesen enfermas, ni en dificultades, igual pudieran estar en un sitio tranquilo”.

Recordó que tras el fallecimiento de su hijo, Mauro dedicó muchos años de su vida a hacer cosas en beneficio de los demás, sin contar con grandes recursos económicos.

“Creo que para los adultos mayores es importante estar activos. La actividad es una manera de ser felices, y no sentirse que debemos quedarnos esperando la hora de partir a otro plano, por eso me emociona verlos aquí, en un lugar donde pueden hacer muchas cosas. Estoy contenta y orgullosa de haber tenido en la familia a un hombre como Mauro, quien dedicó muchos años de su vida a hacer buenas obras”.

Mauro González, nació en Caracas el 15 de enero de 1940. Siempre vivió en la populosa comunidad caraqueña de Catia, por eso era llamado cariñosamente Mauro de Catia.

Fue él quien planteó al Comandante Eterno Hugo Chávez, en el año 2011, la necesidad de beneficiar a los adultos mayores que no recibían la pensión de vejez, por no haber cotizado en el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

Luego de esa conversación, se dio origen a la Gran Misión En Amor Mayor, programa social que beneficia a las adultas y los adultos mayores venezolanos con pensiones de vejez dignas.

Se dio a conocer por sus reiteradas participaciones en los diferentes espacios de radio de YVKE Mundial, donde luego tendría su propio espacio denominado Una tertulia con Mauro, en los que promovía conciencia y respeto hacia las personas de la tercera edad.

Siempre se mantuvo activo en cualquier actividad, batallando por una mejor calidad de vida para los adultos mayores.

Tenacidad a prueba de todo

Cecilia rememoró que en todo momento Mauro se las ingeniaba para lograr lo que deseaba, pues, era muy tenaz. Con esa tenacidad logró conquistarla, luego de conocerla en una fiesta a la que ambos asistieron en el Club de la Guardia Nacional, en El Paraíso, amenizada en vivo por la Orquesta Billo’s Caracas Boys.

“Fue como un flechazo (sonríe). Luego de esa noche, él buscó la manera de comunicarse conmigo, hasta que un día se presentó en mi casa, porque vivíamos en el mismo sector de Catia. Al poco tiempo nos comprometimos y a los cuatro años nos casamos”.

De la unión de Mauro y Cecilia nacieron tres niños: Yvette, Fanny y Mauro, quien falleció a causa de una enfermedad que afectó su sistema muscular.

“Luego que murió nuestro hijo, Mauro comenzó a hacer muchas cosas por la gente, porque era muy sociable. Él se hizo una especie de hábito, de llamar todos los días a la radio, hasta que le ofrecieron un programa en YVKE Mundial. Ahí empezó una lucha, hasta que logró contactar con el presidente Chávez, quien lo llamó a su programa y luego de escuchar al exposición que le hizo Mauro, dijo que vendría la ayuda y nació la Misión En Amor Mayor”.

Lo describió como buen padre, hijo, hermano y amigo, el amigo de todos.

“En Catia todo el mundo sabe quién era Mauro. Todavía vivimos allí, y allí estaremos hasta que Dios decida”.

El 23 de agosto se conoció de la desaparición física de Mauro de Catia, a consecuencia de dolencias físicas que lo mantuvieron alejado de su cotidianidad.

Aunque ya no está en el plano terrenal, Cecilia aseguró que el cariño y el amor hacia su esposo siguen intactos.

Cecilia, siguiendo los pasos de Mauro, hoy día modera el programa Raíces de la Historia en Radio Rebelde 91.5 FM, y está próxima a graduarse en Comunicación Social, carrera que cursó en la Aldea Universitaria José Gervasio Artigas, ubicada en Propatia.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button