Deportes

Toronto se coronó ante Baltimore

Los Azulejos de Toronto dejaron tendidos a los Orioles de Baltimore cinco carreras por dos para concretar su pase a la Serie Divisional de la Liga Americana contra nada menos que los Rangers de Texas, sus rivales del año pasado.
 
El aire de postemporada se podía percibir, el público del Rogers Centre estuvo haciendo sentir a Toronto más en casa que nunca desde antes de la voz de play ball, cada mínimo detalle era aplaudido o abucheado.
 
El lanzador Marcus Stroman venía con mal récord ante estos rivales, sin embargo, se encargó de lanzar seis entradas completas en las que solo permitió cuatro sencillos con cuadrangular incluido, dos carreras y recetó a seis.
 
Por su parte Chris Tillman solo le tuvieron paciencia hasta un tercio de la cuarta entrada cuando Ezequiel Carrera sentenciaba su salida, a pesar de todo, el lanzador también permitió cuatro imparables con un vuelacercas, dos carreras, un boleto y ponchó a cuatro.
 
Estos dos ya se habían visto las caras en varias oportunidades durante la temporada regular.
 
Todo comenzó con José Bautista quien sacó la pelota por todo el jardín izquierdo en la baja del segundo capítulo para hacer estallar el estadio. Pero la alegría no les duró mucho, ya que, justo en la alta del cuarto inning -con Adam Jones a bordo- Mark Trumbo -líder de jonrones en el joven circuito (47)- desapareció el primer lanzamiento de Stroman para voltear el asunto dos carreras por una (Trumbo fue el jugador de los Orioles que más le bateó al abridor de Toronto durante toda la campaña, terminó con más de 400 de average solo contra él).
 
Previo al batazo del cuarto bate de Baltimore, Manny Machado había conectado una línea fuerte entre el jardín derecho y el central que Kevin Pillar se robó lanzandose de cabeza por esa pelota, de la misma forma se levantó e hizo un disparo certero a tercera para impedir el movimiento del corredor.
 
Sin embargo esto no se iba a quedar así, una entrada después Michael Saunders -con mucha habilidad- conectó doble por regla por el izquierdo. Luego vendría una de las polémicas de la noche, el jardinero derecho Michael Bourn -quien ya había hecho dos buenas atrapadas demostrando su cobertura y capacidad- salió en la busqueda de un batazó de Pillar el cual no aparentaba llevar tanto peligro y en un abrir y cerrar de ojos la pelota hizo contacto con el suelo, acto seguido devolvió la pelota al cuadro sin mayores daños debido a que Saunders no salió a correr pensando que el jardinero iba a coger la bola.
 
El venezolano Ezequiel Carrera hizo aparición en el plato para empatar el compromiso con un sencillo muy bien conectado al jardín central, había “partido nuevo” en el Rogers Centre. Esto sentenció el partido de Tillman, ya que, hasta aquí aguantó el manager y trajo al relevista Mychal Givens.
 
De aquí en adelante empezó el desfile de lanzadores por parte de Baltimore, el de Toronto fue a partir del séptimo inning, los Orioles hicieron alarde de su bullpen el cual retiró a todos los jugadores hasta que el propio Carrera rompió le hechizo en la octava entrada.
 
Roberto Osuna trabajó durante una entrada y un tercio pero salió con molestias en el hombro. Un reporte pospartido indicó que solo era una fatiga en el brazo producto de la cantidad de apariciones que realizó en la recta final de la temporada regular.
 
En la parte baja de la novena entrada Johs Donaldson abrió con doblete por toda la raya de tercera, después de base por bolas casi intencional de Edwin Encarnación, el relevista Brad Brach culminó su actuación con un ponche a Bautista.
 
Aquí llegaría la polémica, todo el mundo del béisbol esperaba la aparición del mejor cerrador de la MLB en efectividad, Zach Britton, cosa que no pasó porque entró a tomar la responsabilidad el relevista Darren O’Day quien afortunadamente -con ayuda de su defensa- sacó el inning con un solo lanzamiento que derivó en un piconazo que tomó Machado e inicio la jugada de doble matanza para culminar el sufrimiento.

Extra de emoción

O’Day se mantuvo firme en la décima entrada, mientras que Toronto colocó a Francisco Liriano pensando en que no había mañana -como debe ser en esta instancia- el cual retiró cinco Orioles en orden.
 
En la onceava entrada llegaría la clave, Brian Duensing vino a enfrentar al peligroso criollo Ezequiel Carrera y cumplió, lo ponchó mirando. Buck Showalter decidió hacer el movimiento de la noche, también trajo a uno de sus “cabalos”, Ubaldo Jiménez -sin embargo el asombro fue el mismo, todos esperaban a Britton-.
 
El dominicano no había levantado el pie cuando ya tenía a dos corredores en base producto de par de sencillos, uno de Devon Travis y otro de Donaldson. Inmediatamente surgió la incertidumbre ante Edwin Encarnación, quien se preparaba en la caja de bateo, Showalter dio la confianza y Jiménez hizo el lanzamiento: una recta de 91 millas que fue devuelta a más de 100 por todo el jardín izquierdo para dejar en el terreno a Baltimore y hacer explotar en algarabía al Rogers Centre.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button