Niñas quemadas en Guatemala

 |  Escrito por Ramdi Diaz  |  0

Keyla acababa de cumplir 16 años. Su madre, que le había llevado una torta casera para celebrarlo, no sabía que ese sería el último día que la vería con vida. Rosa tenía un sueño: ser secretaria para ayudar a su familia y salir adelante. Ashely siempre apoyaba a los demás. Había entrado en la brigada infantil de bomberos y perseguía una ilusión: ser veterinaria.

Categoria: