Regionales

SNIV llenó de inspiración a niños guayaneses

"La selección infantil más brillante del mundo", así fue descrita por su director, Andrés González, la Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela (SNIV), que este martes fue la protagonista de la primera muestra musical en Puerto Ordaz, estado Bolívar, donde comenzó el II Seminario de la ruta sur-oriente y que tiene en su agenda encuentros musicales en cinco entidades más de la región durante esta semana.

Con puntualidad, padres, familiares, amigos y profesores llegaron al Gimnasio Hermanas González, en el Centro de Entrenamiento Cachamay, para ver con orgullo a quienes llenaron el lugar de inspiración, música, talento, niñez y espontaneidad.

El Ensamble Popular de Integración fue el primero en arrebatar aplausos en el lugar. Integrado por niños con dificultades funcionales, la agrupación brindó un espectáculo ejemplarizante. Las interpretaciones tradicionales estuvieron acompañadas por una percusión impecable.

Bajo la dirección del profesor José Scribián, el Coro Kumarakapai dejó en alto al pueblo pemón de Santa Elena de Uairén, con adaptaciones en su lengua del tema Aleluya, de Haendel, acompañados por un grupo de cámara. Su presentación les valió conmovidas ovaciones.

La muestra musical continuó con la presentación de la Sinfónica Regional Infantil de Bolívar, integrada por 289 niños de diversos lugares de la entidad, dirigidos por noveles directores como la pequeña María Mohamed, de nueve años de edad, quien alzó la batuta bajo las notas del Te Deum; María Luciana Amaya, con 15 años, dirigió El Aleluya, de Haendel, y Camilo Torres, de 15 años, coordinó Toreadores, de Bizet.

La Sinfónica Regional también honró las raíces caribeñas, al interpretarCalypso Simphony de forma magistral. Una versión sinfónica del Calipso tradicional dirigida por otra de las jóvenes directoras, Marinés Carrasco, de 15 años.

"Esta serie de encuentros con las orquestas infantiles de los estados tiene la intención de apoyar el desarrollo musical en las regiones y sus orquestas, de modo que esto motiva a los niños a esforzarse y se crea un momento especial para medirse con la SNIV", explicó para la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) Andrés González, quien tenía ocho años de edad cuando se incorporó al Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela.

De esta forma y tras la interpretación de su primera obra, los 207 integrantes de la SNIV, dieron muestra de su gran talento e invitaron al plató para tocar junto, por primera vez, a sus pares de la Sinfónica Regional Infantil de Bolívar.

Venezuela fue la pieza elegida, que tuvo como preámbulo un par de maracas y otro de cuatros, tocados con virtuosismo por pequeños de la SNIV.

González confesó sentirse maravillado por el nivel de desarrollo con que los niños que dirige están tocando.

"En el primer encuentro que tuvimos (realizado en marzo en los estados andinos y Zulia) fue sorprendente, pero los dejamos de ver un mes y cuando nos reencontramos en este segundo recorrido ya están disparados en otro nivel interpretativo, en un compromiso mayor. En estos niños vemos un compromiso, una entrega, con su estudio, con su calidad interpretativa".

Una de las proezas de esta generación de la SNIV, dada su complejidad, será la interpretación de una de las obras de Ígor Stravinski, cuyo montaje inició en el marco de este II Seminario. "Todos están muy ansiosos por tocarlo".

"Todos los días nos vemos ante el compromiso de seguir desarrollando una orquesta que toque a un alto nivel interpretativo, de estética, de belleza, pero que a su vez permita a los niños seguir siendo aquel que comparte, que vive, que es niño y disfruta", añadió González.

Visita a La Llovizna

La jornada de este martes inició con la visita de los pequeños de la SNIV al imponente Parque Nacional La Llovizna, donde compartieron y se fotografiaron con sus profesores y representantes en uno de los paisajes naturales más visitados del país.

Gadiel Pirela, de ocho años de edad y percusionista de la orquesta, expresó su felicidad al contemplar el paisaje. "Lo que más me ha gustado del parque es la catarata y del viaje me ha gustado que hemos ensayado mucho", comentó.

La misma fascinación por la naturaleza la compartió Ángel Tirado, de 9 años y trompetista. "El viaje me ha parecido muy bien, nos hemos preparado mucho para la muestra aquí en Puerto Ordaz".

El profesor González manifestó que este tipo de experiencias se repite en las regiones, pues "como nuevos embajadores venezolanos que son, deben conocer el país, para que puedan decirle al mundo entero cómo es Venezuela, que es hermosa".

Los pequeños de la SNIV compartirán presentaciones este miércoles en dos ciudades orientales. En la mañana se dirigirán a Tucupita, estado Delta Amacuro, donde la presentación estará dedicada a exaltar la música de los pueblos indígenas.

En horas de la tarde, la Sinfónica Regional Infantil de Monagas recibirá a la SNIV para aumentar su experiencia, desarrollo e interpretación musical.

"Seguro va a ser una jornada ardua, pero son niños y tienen ansias por tocar el resto del repertorio. Vamos a ir distribuyendo esa energía para que al final del recorrido ellos sientan que disfrutaron, no solo de la música que hacen sino este compartir diario", añadió González.

El II Seminario Sur-Oriente de la SNIV también contempla encuentros con las sinfónicas de Sucre, Anzoátegui y Nueva Esparta, como actividad preparatoria para su debut internacional en ExpoMilán 2015, a celebrarse en agosto próximo.

 

 

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button