Economía

¡Siembra para vencer! Agricultura urbana como mecanismo de soberanía e independencia alimentaria

Para nadie es un secreto el asecho que desde hace varios años sufre Venezuela por entes extranjeros que buscan a como de lugar una caída del gobierno revolucionario y doblegar ante las fuerzas imperialistas a todo el pueblo, que de forma voluntaria acudió a votar y constitucionalmente eligió al presidente de la República, Nicolás Maduro Moros.

Foto: (Archivo)

La guerra económica gestada desde lo más intrínseco de la derecha y su visión de políticas neoliberales asociadas a la explotación del hombre y apoderamiento de la riqueza, ha dado en la actualidad un duro golpe a la nación, el pueblo ha sentido los embates a través del contrabando de extracción y un desabastecimiento inducido, donde a pesar de los grandes esfuerzos hechos por el Estado sigue mermando la producción.

 

Foto: (Archivo)

Las campañas de descrédito contra Venezuela y la Revolución Bolivariana son el pan nuestro de cada día en cualquier canal internacional que de forma errónea, utiliza sus políticas comunicacionales como una ventana para manifestar ideales pagados por España, Estados Unidos y sus miembros aliados, sin mencionar a Empresas Polar que soslayadamente deja sin alimentos a millones de venezolanos.

  

Foto: (Archivo)

Ante este escenario de golpe suave, Nicolás Maduro y su gabinete ministerial trabajan en conjunto con el Poder Popular, para salir al paso y generar de forma autónoma producción agrícola que combata el desabastecimiento “aparente” y permita integrar además, los espacios urbanos para sumar y promover la integración de las tierras desocupadas ya sean privadas, públicas o residenciales, también la siembra en balcones, paredes o techos de edificios.

  

Foto: (Archivo)

A través de la agricultura urbana, se cubren muchas de las necesidades de las pequeñas y medianas familias, que día con día son víctimas de la especulación en los supermercados, donde un kilogramo de cilantro llega a costar hasta cinco mil 200 bolívares, mientras que el productor percibe menos de la cuarta parte de ese costo.

 

  

Foto: (Archivo)

Este tipo de agricultura, es la que permite crear independencia de los grandes monstruos de la cadena de distribución y comercialización, quienes se llevan toda la ganancia y arruinan las finanzas familiares, ese tipo de siembra permite por sí misma liberarse del yugo de dependencia de las grandes empresas y de la importación de enlatados, que tienen agregados químicos que no son la mejor opción para la salud.

Producción, soberanía e independencia

No se trata de meros caprichos, como ha calificado la oposición a las medidas ejercidas por el Primer Mandatario Nacional, de ir al rescate de las tierras y paulatinamente retomar la cultura de la siembra y la producción agrícola que fue arrebatada por las importaciones de productos procesados, otra de las herencias de la cuarta República, que a la larga trajo desempleos y despojó a los campesinos de su materia prima.

  

Foto: (Archivo)

Uno de los compromisos estratégicos va enmarcado en el desarrollo integral humano, resaltar la Soberanía y Seguridad Alimentaria como política de Estado, que establezca en sí la formación de conciencia ecológica que permita a su vez la preservación de la biodiversidad y las condiciones ambientales.

A través de la participación popular y organizada, se deben concretar acciones con principios agroecológicos, de esta forma nace la necesidad de establecer de forma permanente un modelo de siembra productiva en las zonas urbanas como una herramienta en donde la comunidad a través de este sistema de plantación garantice el autoabastecimiento en esta coyuntura inducida por agentes externos a la Revolución.

  

Foto: (Archivo)

Con la agricultura urbana se hace una migración del modelo Agroquímico al Agroecológico, vinculando la agricultura en pequeña escala como una alternativa funcional, sana, segura y soberana; que conllevarán a la realización colectiva e individual con respecto a necesidades de consumo de alimentos.

  

Foto: (Archivo)

El autoabastecimiento agroalimentario de las comunidades será la consecuencia de la organización comunitaria y popular y de la autogestión ante la amenaza de la derecha y factores extranjeros con la implantada guerra económica, por eso los lineamientos Presidenciales buscan devolver el valor al campesino, y el encuentro entre ambas formas de siembra para garantizar los alimentos al grupo familiar.

  

Foto: (Archivo)

Los venezolanos y venezolanas han concienciado sobre la necesidad de intervenir y transformar la realidad.

 

Recetario

A continuación le presentamos una serie de opciones que le permitirán combatir el "desabastecimiento inducido" y evitar caer en la mano de la delincuencia organizada que trafica con los alimentos del pueblo venezolano, son opciones fáciles y naturales, que usted incluso puede sembrar en su comunidad.

 

Arepas de Yuca

Foto: (Archivo)

Ingredientes:

Yuca

Aceite

Maizena

Preparación:

Sancocha la yuca en abundante agua, hasta que esté suave, retírala y ponla a enfriar en una bandeja. Quita la hebra o vena del medio. La puedes rallar o triturar en un bol grande (depende de tu gusto), ponle sal a tu gusto, las 3 cucharadas de Maizena y las de aceite, comienza a masar, hasta que deje de pegarse a tus dedos y sea moldeable como nuestras arepas tradicionales sino pues divide la masa en bolitas y aplástalas para formar las arepas.

Calienta un budare , plancha o sarten un toquesito de grasa y dora por unos 5 minutos aproximadamente. Ojo, recuerda que la masa está hecha de yuca cocida y solo queremos dorar las arepas, Si quieres que queden más crocantes ponlas unos minutos en el horno para que no se te queme la concha dorada. Sirvela con lo que tu quieras, jamon, queso, perico o lo que más gustes.

Arepas de plátano

Foto: (Archivo)

Ingredientes

•1/4 de plátano maduro, debes hervirlo sin concha por unos 10 minutos y luego con eso haces un puré

•1 cucharada de linaza molida

•1/2 cucharada de linaza entera

•3 cucharadas de harina de avena 

•Agua para mezclar

 

Preparación

•Mezcla todos los ingredientes

•Cuando la mezcla este homogénea, forma con las manos una bolita y aplástala como si estuvieses haciendo una arepa de maíz

•Pónla en la sartén, deja que la arepa de plátano se cocine por ambos lados hasta que estén tostaditas y crujientes

•Si tienes tiempo, mete las arepas en el horno por un par de minutos

•Luego rellena las arepas con lo que te provoque, puede ser queso, jamón y rodajas de tomate o aguacate.

 

Arepas de Trigo

Ingredientes

  • 3 tazas de harina de trigo
  • ¾ taza de mantequilla derretida
  • 1 huevo completo
  • 1 yema yema
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita. polvo de hornear

Preparación

En un recipiente mezclamos todos los ingredientes secos, poco a poco vamos agregando agua y los demás ingredientes, amasando bien, logrando que la masa no quede ni muy dura, ni muy blanda.

Dejamos reposar la masa un rato, como una hora aproximadamente, extendemos la masa con un rodillo, debe quedar de 1/2 cm aproximadamente. Con un recipiente del tamaño deseado, puede ser una taza, picamos la masa y formamos las arepas andinas.

Calentar la plancha, luego la engrasamos y agregamos las arepas andinas para que se cocinen, estarán listas cuando les damos un golpecito y suenan huecas.

 

Risotto de coliflor

Foto: (Archivo)

Ingredientes:

– Coliflor, cantidad al gusto
– Jamón serrano, varias lonchas
– Un diente de ajo
– Media cebolla
– Vino blanco, un chorrito
– Queso parmesano, al gusto
– Arroz, 250 gramos
– Caldo de verduras, un litro

Preparación:

La coliflor es una verdura muy saludable porque aporta pocas calorías y a la vez es rica en fibra, vitaminas y minerales. Además su estupendo sabor y textura combinan a la perfección en una receta de risotto, así que te recomendamos preparar esta receta si te gusta esta verdura. Te detallamos a continuación como prepararla. 

Para comenzar con la elaboración de este risotto de coliflor vamos a poner a calentar en una olla el caldo de verduras, para que vaya cogiendo temperatura y esté bien caliente cuando lo necesitemos.

Por otro lado vamos a pelar y picar la cebolla, en trozos pequeños para que después apenas se noten en el risotto. Pela el ajo y pícalo al igual que la cebolla. Lava la coliflor y córtala en pequeños trozos, lo que puedes hacer con las manos, separando sus floretes. Y corta las lonchas de jamón en tiras finas. 

En una sartén con aceite de oliva virgen extra caliente, vamos a saltear la cebolla y el ajo, para que comiencen a pocharse. Agregamos un puñado de sal y los trozos de coliflor, y vamos a dejar cocinar unos minutos. Cuando esté dorada la cebolla y la coliflor, añadimos el arroz y vamos a dejar a fuego medio durante 3 o 4 minutos. Cuando pase ese tiempo, añade el jamón y saltéalo un poco. 

Después agrega el vino blanco o un sustituto y deja que se vaya evaporando poco a poco. Cuando ya no quede vino, vamos a ir agregando el caldo caliente al arroz, pero no de golpe, sino poco a poco. Echa un par de cazos o tres, deja que se consuma a fuego más bien lento. Cuando el arroz lo absorba, vuelve a agregar varios cazos y repite el proceso. Cuando el arroz esté tierno, pasada una media hora o así, deja que consuma el caldo que tenga y retira del fuego. 

Añade un poco de sal y pimienta, la mantequilla y ralla el queso parmesano, removiendo bien con el arroz para que se mezcle y quede cremoso. Sírvelo sin esperar mucho tiempo y a disfrutar de este sano y rico risotto de coliflor. 

Espagueti de calabacin

Foto: (Archivo)

Ingredientes

-Calabacines

-Aceite

-Tomate y cebollas para la salsa

Preparación

Hay como media docena de formas de cocinar los espaguetis. Las más comunes son

  • cocerlos 1 minuto en agua hirviendo con sal y escurrir bien
  • cocinar 3 minutos en el microondas, en un recipiente tapado
  • hacerlos en la sartén, como quien hace un salteado

Se pone la sartén al fuego,  se coloca el aceite y espera a que esté caliente antes de meter los espagueti. Se cocina 3 o 4 minutos, hasta que tienen la textura de la pasta al dente.

Añada la salsa de su agrado.

Papel de la Fao

Según señala el portal web de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), es de vital importancia la agricultura urbana, ya que la capacidad de recolección es casi inmediata.

Los huertos pueden ser hasta 15 veces más productivos que las fincas rurales. Un espacio de apenas un metro cuadrado puede proporcionar 20 kg de comida al año. Los horticultores urbanos gastan menos en transporte, envasado y almacenamiento, y pueden vender directamente en puestos de comida en la calle y en el mercado. Así obtienen más ingresos en vez de que vayan a parar a los intermediarios.

La agricultura urbana proporciona empleo e ingresos. La horticultura puede generar un empleo por cada 100 metros cuadrados de huerto con la producción, suministro de insumos, comercialización y el valor añadido del productor al consumidor.

Por eso el llamado es a ejercer de forma soberana y apoderarse de las tierras urbanas para crear productos agrícolas que brinden independencia y soberanía definitiva.

A continuación escuche testimonios de siembra urbana y disfrute de los videos.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button