Política

Presidente Maduro repudia carácter discriminatorio de EEUU en Cumbre de las Américas

La Cumbre de las Américas es la cumbre de la protesta contra la exclusión antiimperialista

El presidente de la República, Nicolás Maduro, rechazó este martes el carácter discriminatorio y de exclusión de Estados Unidos, cuyo gobierno decidió no invitar a Venezuela, Cuba y Nicaragua para la Cumbre de las Américas prevista para junio en Los Ángeles.

«La Cumbre de las Américas es la cumbre de la protesta contra la exclusión antiimperialista. Se nos pretente excluir porque le tienen miedo a la voz de los bolivarianos, no quieren que llegue la voz de Bolívar y de Chávez», denunció en la clausura del coloquio internacional del bicentenario de la Batalla de Pichincha, en el Teatro Municipal de Caracas.

Aseveró que se trata de una «exclusión injusta, totalmente injustificada, discriminatoria» en la que se impone el rol discriminador imperialista «contra los pueblos que luchamos por nuestras ideas».

Indicó que se ha registrado una gran protesta de más de 25 gobiernos de América Latina y el Caribe por el intento de Washington de excluir a los tres países de izquierda tras alegar que son antidemocráticos.

«A estas alturas, hagan lo que hagan en Washington, la voz de Venezuela, Cuba y Nicaragua, llegará a Los Ángeles en las grandes protestas de los Ángeles. Nuestra voz estará presente en la cumbre, diga lo que diga el Gobierno de Estados Unidos», aseguró.

Maduro agradeció a los primeros ministros de las islas del Caribe y a sus homólogos Luis Arce (Bolivia), Alberto Fernández (Argentina) y «de manera muy especial» a Andrés Manuel López Obrador (México) por «su valentía, solidaridad y apoyo» para la inclusión de Venezuela en la Cumbre.

«Señores imperialistas: no han podido ni podrán con nosotros jamás. No han podido excluirnos. Sorpresas habrán. Voy comprando mi pasaje. Voy a llegar a pie a una gran marcha a Los Ángeles», dijo.

Tras reflexionar sobre la unión que debe prevalecer en la región y el rol que juega la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), Maduro afirmó que el camino debe ser de «unión, diversidad, democracia, del derecho de todos los pueblos a manifestar sus propias opiniones».

A su vez, indicó que el proyecto de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) fue golpeado por la derecha, pero -dijo- más temprano que tarde se retomará y «resurgirá como el ave fénix».

Batalla de Pichincha

En el coloquio sobre la Batalla de Pichincha más de 40 historiadores de México, Cuba, Colombia, República Dominicana y Venezuela debatieron sobre la importancia de este hecho histórico para sellar la independencia de Ecuador.

Los tres principales temas del coloquio tuvieron que ver con la unión de nuestra américa, las luchas anticolonialistas y antiimperialistas, y el ciclo bicentenario de independencia.

Al respecto, Maduro mencionó que esta batalla y la campaña del Sur fue planificada y diseñada por el Libertador Simón Bolívar con miras a la unión «de una gran nación de repúblicas», lo que se conoció como la Gran Colombia.

«Si algo hoy tenemos es la conciencia histórica de que somos parte de un proceso que trae mas de quinientos años de resistencia; y si algo sabemos bien hoy es que somos parte de algo mucho más grande a nivel individual. Somos parte de la patria grande, la patria suramericana, caribeña, que hoy celebra un día de gloria», sostuvo.

A su juicio, el presidente Hugo Chávez y el proyecto revolucionario convirtió la historia en una «fuerza transformadora del presente y constructora del futuro».

El 24 de mayo de 1822, Sucre y el ejército Libertador enfrentan y derrotan a los soldados imperialistas, dirigidos por el militar Melchor Aymerich.

La batalla selló la independencia del departamento de Quito —anteriormente llamado Real Audiencia de Quito— del reino de España, por lo que impulsó a su vez la independencia del territorio actualmente conocido como República de Ecuador.

Manifiesto final a favor de la autodeterminación

En el coloquio los más de 40 historiadores de México, Cuba, Colombia, República Dominicana y Venezuela que participaron coincidieron en algunos puntos como el gran liderazgo que tuvo el Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, en la Batalla de Pichincha; en la unión de combatientes de varias naciones que se dieron cita en Ecuador; y en el escenario actual de asedio que mantiene el imperio norteamericano con algunos países de la región, en una comparación con el imperio español de aquel tiempo.

En el manifiesto final del coloquio los historiadores exigieron el respeto a la autodeterminación de los pueblos y rechazaron el uso de la guerra como instrumento usado históricamente por los imperios para imponer sus criterios e intereses a los países que no se doblegan.

Además, rechazaron la injerencia de Estados Unidos en los asuntos internos de los países y condenaron las «permanentes agresiones» de Washington contra Venezuela, Nicaragua, Cuba, Irán, Siria y Rusia.

«Defendemos a la Revolución Bolivariana como proyecto político irreversible. Reivindicamos la bandera e paz y el diálogo como el único instrumento para vivir en paz», señala parte del manifiesto.

 

T: Últimas Noticias

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button