Opinión

Pese al apoyo de EEUU, fracasa el golpe de Estado en Venezuela

Envalentonada y enceguecida por su victoria al ganar la mayoría de la Asamblea Nacional, la derecha venezolana decidió darle el golpe de gracia al presidente, Nicolás Maduro, y de paso cortar de tajo el chavismo al declararse "en rebelión" el pasado 23 de octubre, desconociendo todas las autoridades y las decisiones de los demás poderes públicos.

Pero les salió el tiro por la culata, la movilización de las masas hicieron fracasar las intenciones antidemocráticas.

No entiende la oposición que el pueblo no le ha dado el mandato para ello en las elecciones del 2015 ni la potestad para dar un golpe de Estado ni para gobernar según los intereses de la oligarquía nacional e internacional. Esto explica el rotundo fracaso de su Gran Paro Ciudadano Nacional de 12 horas el pasado 28 de octubre, que prácticamente no fue acatado por casi ningún venezolano.

Sí hubo movilización en el este de la capital, donde residen las clases altas acostumbradas a ser jefes, directores, dueños del país y tener el poder que la revolución bolivariana logró recortar parcialmente. A nivel nacional, hubo un brote de violencia con el saldo de un policía muerto, varios heridos y más de 140 personas detenidas.

En Táchira, Mérida, Amazonas, Lara, Nueva Esparta, Carabobo, Aragua, Falcón, Guárico y Anzoátegui, los opositores trataron de reeditar guarimbas y violencia al estilo de 2014. Sin embargo, los sectores vitales de la economía siguieron su jornada laboral cotidiana a nivel nacional sin alteración e inclusive la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción (Fedecámaras), estrechamente ligada a la oposición, no apoyó abiertamente el paro y dejó libertad de acción a cada empresa.

Desde el momento en que asumió el poder legislativo el pasado 5 de enero, la oposición, aglomerada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), hizo una interpretación errónea del mensaje del pueblo que les facilitó un limitado acceso al poder. Pensaron que los venezolanos, azotados por la crisis económica, les habían dado el visto bueno para "acabar de raíz con la revolución bolivariana", según el líder de la AN Henry Ramos Allup.

En realidad, el voto de los venezolanos en el 2015 no daba el apoyo a la MUD para acabar con el chavismo, sino contenía un mensaje de protesta, alerta y advertencia a las autoridades de encontrar la forma de terminar con la guerra económica interna que está haciendo estragos, y encontrar urgentes respuestas para ordenar la casa y poner todo en su lugar.

Vicky Peláez es una periodista y columnista peruana radicada en los Estados Unidos

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button