200 especies de semillas que estaban en extinción han sido recuperadas en Lara

200 especies de semillas que estaban en extinción han sido recuperadas en Lara

Versión para impresiónSend by emailPDF version

Una cantidad de 200 especies de semillas que estaban en proceso de extinción han sido recuperadas en Monte Carmelo, una población agrícola larense del municipio Andrés Eloy Blanco (Sanare), situado a 115 kilómetros de Barquisimeto.
Abigail García, integrante el colectivo Semillero Socialista Monte Carmelo, encargado del rescate de las semillas, muchas de ellas ancestrales, indicó que entre estos frutos recuperados del olvido, destaca "una que le decimos aquí la madre de todas, como es la Caraota Paspasa".
Señaló que se trata de una semilla "que tiene más de 200 años, por lo menos, desde que se fundó esta comunidad" agrícola, caracterizada por el trabajo de organización comunitario en cooperativas, colectivos campesinos y otras expresiones de organización del pueblo.
Se trata de una semilla que "mi papá, que nació en 1893, ya nos hablaba de ella. Nos imaginamos que nuestros abuelos y seguramente bisabuelos, y quizás más atrás, cultivaban también este fruto".
Estas semillas y otras que han sido recuperadas "han tenido una gran resistencia en estas comunidades campesinas, incluyendo de plagas y enfermedades".
Para recuperar ésta y otros núcleos alimenticios los integrantes del Semillero Socialista Argimiro Gabaldón "nos dedicamos a ir de casa en casa, de distintas comunidades de nuestro municipio" que forma parte de la Comuna Socialista María Teresa Angulo, a la que pertenece este semillero.
Recordó que "buscábamos algunas de esas semillas de las que nos hablaban nuestros padres y abuelos campesinos, pero que nosotros mismos ni las conocíamos".
Dijo que "fue una gran sorpresa encontrar que todavía en algunos sitios conseguimos, en ocasiones, una sola semilla y con ella las hemos recuperado en nuestras parcelas", que son pequeñas en espacio pero grandes en aporte socio-cultural, histórico y culinario.
García acotó que en este momento trabajan los mecanismos para iniciar un proceso de comercialización de las semillas de leguminosas y granos, para que el pueblo vuelva a degustar los sabores originarios de nuestra tierra.