Antonio Moya exhibirá exposición inspirada en 14 pinturas negras de Goya

Antonio Moya exhibirá exposición inspirada en 14 pinturas negras de Goya

Versión para impresiónSend by emailPDF version

El artista venezolano, oriundo de España, Antonio Moya hará una exposición en la Galería de Arte Nacional (GAN) denominada Imborrable, la cual será inaugurada el 4 de marzo y está inspirada en las 14 pinturas negras realizadas por Francisco de Goya sobre la superficie de las paredes de la Quinta del Sordo, en las afueras de Madrid, España.

Una pared de 17 metros de largo por 4,5 de alto, con 62 tripodes y cámaras dibujadas en ella, serán la pantalla de proyección de 52 obras seleccionadas de Moya, piezas que hizo también en una pared con tiza, divididas en cuatro bloques, y que luego fotografió.

En el primer bloque denominado Arde Madrid, Moya apuntó que pretende establecer una relación "con el Madrid de luces, una ciudad llena de fuego" a partir de Las Lanzas del pintor madrileño Diego Velázquez.

"Creé una estructura tubular dibujando en una pared negra, con el objetivo de mostrar ciudades donde sucedían cosas, con hombres angustiados, quemados", expresó.

Luego, presenta una versión personal de Goya en el segundo bloque denominado Pinturas Negras. "Es Goya visto por Moya. Y dirijo el guión en la pared".

Para lograr las imágenes y darle una personalidad psicológica a los personajes de sus obras dibujadas con tiza en la pared, Moya usó linternas para lograr una transformación en las figuras y protagonistas con la luz.

"Estoy vestido de negro y acompañado de 30 o 40 linternas. Hago una especie de danza para darle a los personajes una transformación", explicó.

En el tercer bloque denominado Amor, odio-muerte, rostros de aspecto satánico buscan la cura de sus dolencias. En este espacio Moya creó, a partir de un retrato de Goya realizado por Vicente López, los monstruos del autor de Saturno devorando a un hijo.

"A través de una plancha de zing, empecé a crear su propia versión de sus monstruos y aparece un Goya toro, perro, gato", indicó.

El cuarto bloque, El Exilio, aborda el traslado y la pérdida de lo que Goya había dejado. "Hay una cantidad de sillas ardiendo, de pedazos de caminos, campos, todo construido como un gran guión, dibujado con tiza".

Pero Imborrable no termina allí. La obra de Moya plantea involucrar a poetas que escribirán en esa gran pared de 17 metros para tratar de borrar con sus versos los trípodes y las cámaras que él antes pintó.

"Escribirán sobre ese aquelarre comunicacional como un acto de happening efímero, además pienso que intervengan bailarines de danza contemporánea y borren con sus cuerpos mojados lo que se ha plasmado en la pared. Haremos una especie de transferencia y fusiones".