Nacionales

Impulsan proyectos que permiten preservar vida silvestre en Venezuela

En Venezuela, con el fin de salvaguardar las especies que se encuentran en vía de extinción se crearon los espacios de reservas de fauna silvestre que buscan principalmente conservar, proteger y promover un uso sostenible, tal es el objetivo del curso teórico-práctico sobre Manejo y conservación de la vida silvestre en Venezuela: aspectos conceptuales y de monitoreo, que lleva a cabo el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) y el Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo (Minec).

Especialistas en el área coinciden en la necesidad de implementar los debidos reglamentos,  en los cuales se resuman los usos y actividades permitidos, restringidos o prohibidos en el territorio venezolano.

Plan de acción

La jefa de la Unidad de Diversidad Biológica, Dinora Sánchez, señaló que para el cierre de la actividad se espera que se lleve a cabo un taller, que contribuya con la actualización de la Estrategia Nacional para la Conservación de la Diversidad Biológica y su Plan de Acción 2010-2020.

“Este documento es un compromiso que tenemos como país, ante el convenio de diversidad biológica y ante nuestra legislación. Consideramos que este es un espacio de formación y de encuentro”, añadió Sánchez.

Salvador Boher, de la Universidad Central de Venezuela (UCV), presentó la reseña histórica y la cronología del manejo de “Fauna silvestre” en Venezuela desde 1896 hasta 2019 y los avances alcanzados hasta ahora.

En este sentido, Boher precisó que “nuestro propósito es dar a conocer todos los eventos que anteceden a las decisiones que se toman en materia de conservación. En este momento, nos encontramos en las mesas técnicas de revisión de los grupos de tarea de la estrategia nacional de la diversidad biológica”.

Por su parte, Arnaldo Ferrer, de la Fundación para el Desarrollo de las Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, comentó sobre el trabajo de investigación que lleva a cabo en el estado Bolívar, específicamente en el  bajo Caura, con tortugas arrau.

“Esta iniciativa, que lleva alrededor de diez años, nos ha permitido generar programas y proyectos de conservación, dejando como resultado que 89 mil tortugas arrau y 30 mil tortugas terecay hayan sido reintroducidas a su hábitat natural”. 

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button