Culturales

FilMar es una oportunidad para alimentar el espíritu latinoamericano y caribeño

El amor, los celos, la historia, los extraterrestres o la anécdota personal de seres tradicionalmente excluidos son sólo parte de las tantas vivencias que serán transmitidas a través de las 53 películas que compiten en el VIII Festival de Cine Latinoamericano y Caribeño de Margarita (FilMar) 2015, que desde este jueves 15 de octubre comienza en el estado Nueva Esparta, zona insular de Venezuela.

Aunque desde hace ocho años la entidad es el centro de este evento cultural, siempre es una novedad para los neoespartanos y visitantes, sobre todo en una ocasión en que la difusión de las obras presentadas reviste una mayor prioridad.

Y es que en esta edición del festival se amplía la divulgación de cinematografías emergentes, reflejo de culturas muy diversas y con definidos matices políticos y sociales, para llevarlas no sólo a las plazas, sino a los nuevos urbanismos de la Gran Misión Vivienda Venezuela, la política habitacional de la Revolución Bolivariana, así como a las Bases de Misiones Socialistas y canchas de paz, espacios construidos por el Gobierno en las comunidades populares.

Este año, FilMar promete consolidarse como una oportunidad para celebrar la producción audiovisual desde una mirada diversa e incluyente.

Comida para sanar el espíritu

"La revolución tiene que invertir en alimentar el espíritu. Así como se hace un gran esfuerzo por combatir la guerra económica y se llevan alimentos con equidad a los venezolanos, se tiene que hacer un esfuerzo por alimentar el alma de la gente", sostuvo este miércoles el director artístico del FilMar, Rodolfo Porras.

Más que una comparación gastronómica, se trata de un planteamiento de enorme validez acerca de la importancia de la cultura en este proceso.

"El alimento del espíritu, del alma, es el arte. A veces le damos al alma comida chatarra con mal cine y mala televisión; por eso es bueno darle de vez en cuando una buena alimentación al espíritu. FilMar será una medicina para revitalizar nuestros espíritus, porque veremos nuestra realidad bella y profunda y obras de gran calidad, y revitalizaremos nuestra consciencia latinoamericana", señaló.

Mirarnos a nosotros mismos es uno de los conceptos de mayor fortaleza que maneja el Festival de Cine Latinoamericano y Caribeño de Margarita, y en esta oportunidad, esa mirada será reflejada por diversas manifestaciones culturales en lugares como la plaza Bolívar de La Asunción, el Centro de Artes Omar Carreño y el Castillo de Santa Rosa, por mencionar apenas tres de los puntos donde se realizará la apertura del evento.

"Presentaciones teatrales, musicales, dancísticas precederán a la proyección simultánea de películas tanto en las salas como en las plazas, donde, además, al finalizar la proyección, tendremos la presencia de actores vestidos de época y retretas", describió Porras.

Recalcó que el cine tiene el poder de reflejar el universo interior de cada uno de nosotros y que, en el caso de FilMar, ese reflejo es mucho más cercano y auténtico.

"Este es un cine que nos invita a vernos a nosotros mismos como latinoamericanos y caribeños, en nuestra realidad, en nuestro mercado. Aquí vamos a ver un cine de alta calidad que cuenta lo que nos pasa a todos en la patria grande", explicó.

De todo para todos

Las categorías en competencia dentro de la Selección Latinoamericana y Caribeña son Animación, Ópera prima latinoamericana y caribeña de ficción y Ópera prima latinoamericana y caribeña documental.

Mientras que la selección nacional envuelve las categorías Cortometraje de ficción, Cortometraje documental, Mediometraje documental, Largometraje de ficción y Largometraje documental.

FilMar, evento que concluye el 21 de este mes, será igualmente una ocasión para disfrutar de la cinematografía de países invitados del Caribe, como Haití, Jamaica, República Dominicana, Puerto Rico, Guadalupe, Martinica, Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, San Vicente, Las Granadinas y Trinidad y Tobago.

Pero la formación no ha sido olvidada en FilMar 2015, y actores, escritores, directores y productores asistirán para dictar clínicas de guiones, cursos de desarrollo de proyectos cinematográficos y otros estudios.

Por si fuera poco, el festival cuenta con el concurso de cine y video infantil y la octava edición del concurso de cine y video comunitario, a partir del trabajo de investigación participativa en las cuales las comunidades cuentan sus propias historias.

Las películas

Participarán en la categoría Ópera prima latinoamericana y caribeña de ficción 3 Bellezas y El desertor (Venezuela), El hombre de escribir (Brasil), La amante del Libertador (Perú), La niña de tacones amarillos (Argentina), La tierra y la sombra (Colombia), Operación México, un pacto de amor (Argentina), Ovnis en Zacapa (Guatemala), Paisaje indeleble (Colombia) y Las vacas con gafas (Puerto Rico).

En el renglón Ópera prima latinoamericana y caribeña documental: Alfaro vive, carajo (Ecuador), Años de calle (Argentina ), De puro aire (México), Detrás del mito (Uruguay), El codo del diablo (Costa Rica), La danza del hipocampo (México), La última palabra (Argentina), Francisco Massiani (Venezuela), Muchachas (México) y Respirar helado (Chile).

En la categoría Animación latinoamericana y caribeña concursarán Desde el papel (Argentina), El columpio (Venezuela), Guida (Brasil), Historias contaminadas (Bolivia), No jile (Venezuela), Padre (Argentina), Soberano papeleo (Uruguay), Tatuapé Mahal Tower (Brasil).

Dentro del largometraje venezolano de ficción compiten: Dauna. Lo que lleva el río, El infierno de Gaspar Mendoza, Hasta que la muerte nos separe, Km 72, Ley de fuga y Sonata de Pajarillo.

En la categoría Largometraje venezolano documental se miden: Conquistando el fuerte, Favio, la estética de la ternura, Mcklopedia, Primero la tierra, Tarareando y Ti@s, mientras que el renglón Mediometraje venezolano de ficción fue declarado desierto por no contar con audiovisuales postulados.

Este festival también ofrece la modalidad Mediometraje venezolano documental, en la que fueron seleccionadas las películas: La parranda de San Pedro, Los lunes al mercado, Viernes Santo y La historia de Chema Saher.

En el Cortometraje venezolano de ficción competirán las cintas Anfibio, Cenizas de la memoria, Eva, Papagayo de agua, Punzhon, Soldado y Violá!.

Las películas que concursarán en la categoría Cortometraje venezolano documental son Katary, Musawat: Inclusión en los campamentos Saharauis y Pedales veloces.

Adicionalmente, se otorgará el premio del público al mejor largometraje (5.000 dólares), que dependerá de la votación que realicen los asistentes a las salas durante el festival.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button