Ciencia y TecnologíaSalud

Científicos piden no usar términos como deltacron y flurona

Ya que dichas palabras implican una combinación de virus

Para descifrar un misterio, el pasado fin de semana un grupo de científicos en Chipre analizaron el estado de salud de 25 pacientes recluidos en terapia intensiva, por presentar un comportamiento extraño ante la infección por coronavirus. Los resultados de los estudios clínicos revelaron una supuesta nueva variante del covid-19 denominada deltacron.

Deltacron es una combinación de las variantes delta y ómicron, según explicó Leonidos Kostrikis, profesor de ciencias biológicas de la Universidad de Chipre, y resaltó que tiene “el fondo genético de la variante delta junto con algunas de las mutaciones de ómicron”.

Tras los hallazgos en los análisis fueron reportados los primeros 25 casos en Chipre, y otra posible infección en Israel, según información depositada en una base de datos global sobre el coronavirus.

Kostrikis sostiene que deltacron se manifiesta más entre pacientes hospitalizados por covid-19 que en los que no lo están. Agregó que los hallazgos en su laboratorio y los de Israel demuestran que no se trata de “un error técnico”.

¿Realidad o error de laboratorio? La desinformación en torno a esta supuesta mutación genera dudas sobre la posibilidad de que las variantes hayan dado a luz a otra variante superpotente y altamente contagiosa.

Contrario a las afirmaciones hechas por la Universidad de Chipre, el lunes 10 de enero, la epidemióloga de Enfermedades Infecciosas de la Organización Mundial de la Salud, María van Kerkhove, declaró en twitter que todo se puede tratar de un error de laboratorio.

“No usemos palabras como deltacron, flurona o flurone. Estas palabras implican una combinación de virus o variantes y esto no está sucediendo. Es probable que deltacron sea una contaminación durante la secuenciación”, tuiteó la experta.

Otros científicos y estudiosos del coronavirus indican que esta mutación es poco probable y lo califican como una posible contaminación generada en el laboratorio, tal como lo afirmó Tom Peacock, virólogo del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Imperial College de Londres.

“Aunque un subconjunto de estos -variantes- podría terminar siendo real, la gran mayoría probablemente resultará ser contaminación o coinfección. No hay señales claras de algo real”, precisó.

Explicaciones científicas. Para Peacock, las razones de la supuesta existencia de deltacron se debe a que hay una gran cantidad de enfermos con delta y ómicron, agrupados en las mismas áreas de cuidado intensivo en centros de salud donde se trata el coronavirus.

Además, aseveró que los conjuntos de cebadores de secuenciación -encargados de estudiar la cadena de ADN- en algunos casos son antiguos y menos efectivos para tomar partes de ómicron, y la contaminación de bajo nivel con delta se recoge de forma selectiva.

“Mucho de lo que entendemos sobre lo que hace que delta sea más transmisible o infeccioso, ómicron ya lo posee. No me queda claro qué podría obtener ómicron de delta”, enfatizó en una serie de tuits.

Asimismo, resaltó que los procesos relacionados a la presunta variante no deben cuestionar la calidad de los laboratorios, porque “esto literalmente le sucede a todos los laboratorios de secuenciación, ocasionalmente”.

Hasta la fecha, la OMS ha expuesto una gran cantidad de variantes desde que comenzó la pandemia. Sin embargo, solo cuatro han sido calificadas como preocupantes. Éstas son por orden de aparición: alfa, beta, delta y ómicron.

Coinfección no es una variante

La flurona no es una nueva variante del coronavirus, ni una mutación de este virus como la variante delta u ómicron. Ésta se trata de la combinación de dos enfermedades y el nombre parte de dos virus en inglés: flu y coronavirus.

Este fenómeno se puede observar en un momento de alta circulación de ambos virus, lo que puede producir una coexistencia de dos patógenos en un cuerpo. Los primeros casos de la coinfección se detectaron en Estados Unidos durante el primer año de pandemia.

En junio de 2020 investigadores de China reportaron que habían diagnosticado una coinfección por gripe y el coronavirus en un paciente. Recientemente, autoridades de Israel, España, Brasil, México y Perú han reportado casos de esta patología.

 

Últimas Noticias

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button