Uribe rechaza invitación de Santos para apoyar la paz en Colombia

Para poner fin conflicto

Uribe rechaza invitación de Santos para apoyar la paz en Colombia

Versión para impresiónSend by emailPDF version
(Foto. Archivo)
AVN

El ex presidente de Colombia y actual senador, Álvaro Uribe Vélez, rechazó la invitación del presidente Juan Manuel Santos de entablar un diálogo para contribuir al proceso de paz que impulsan las autoridades colombianas junto a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (Farc-EP).

A juicio de Uribe, férreo opositor del proceso de paz que busca poner fin conflicto armado que tiene más de 50 años en ese país, los esfuerzos por terminar la guerra significan claudicar a lo que considera una indulgencia al "terrorismo".

Santos le había enviado una carta a Uribe para que aprovechara una "oportunidad única de paz que se abre a los colombianos y producir así el cambio".

En 2012 las Farc-EP y delegaciones del Gobierno colombiano comenzaron en La Habana los diálogos de paz, con el propósito de poner fin a este conflicto, que según datos de la Acnur (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) coloca a Colombia como el primer país de mundo con más desplazados internos: desde el comienzo del conflicto un total de 6 millones 900 mil, equivalente al 11% de los refugiados en todo el planeta, reseñó la revista Semana.

En los diálogos, los gobiernos de Cuba y de Noruega actúan como garantes del proceso de paz, mientras que Chile y Venezuela hacen lo propio en calidad de acompañantes.

El pasado 23 de junio hubo avances significativos en el proceso. Ese día, las Farc-EP y el Gobierno de Colombia suscribieron en La Habana (Cuba) un acuerdo bilateral, que contiene tres puntos esenciales: el cese de hostilidades, el definitivo alto al fuego bilateral, la entrega de armas por parte del grupo insurgente, que será verificado por la ONU a través de su Consejo de Seguridad.

Que las Farc-EP se desmovilicen y hagan política en un escenario de respeto a la vida y a las divergencias políticas, es percibido por Uribe como una mala señal, pues considera que algunos ciudadanos colombianos "añoran paz estable y sin riesgos para la democracia", según escribió en su misiva.

Categoria:

Dejanos un comentario