Pioneras de la danza ofrecerán conversatorio sobre la obra Amor Amargo

"La sabiduría del cuerpo"

Pioneras de la danza ofrecerán conversatorio sobre la obra Amor Amargo

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Foto: Archivo.
Prensa Mppc

En el marco del décimo aniversario de la Fundación Compañía Nacional de Danza, este jueves 23 de junio, las pioneras de la danza contemporánea en Venezuela, las maestras Sonia Sanoja y Graciela Henríquez estarán ofreciendo el conversatorio sobre La sabiduría del cuerpo, en la experiencia de la coreografía: Amor Amargo título de la reciente obra de Leyson Ponce, basada en La Hora Menguada de Rómulo Gallegos.  

El encuentro estará precedido por la puesta en escena Oraciones (1980), de Graciela Henríquez, a cargo del elenco de la compañía.

La presentación será en la mezzanina del Teatro del Oeste, sede de la Fundación ubicada en Caño Amarillo, a partir de las 11:00 de la mañana. La moderación del conversatorio estará a cargo del profesor Carlos Paolillo y está dirigido a intérpretes, coreógrafos y maestros de la danza.

En el compartir, las maestras hablarán sobre su experiencia en la interpretación de Amor Amargo, donde vuelven a la escena nacional después de años de ausencia.

A sus 80 años de edad, Sanoja y Henríquez quienes son amigas desde los 13 años, nunca habían compartido la escena, hasta que fueron llamadas por el reconocido creador venezolano Ponce para interpretar a dos hermanas que ritualizan su cotidianidad en una sala, a través de los recuerdos.

Graciela Henríquez, residenciada en la ciudad de México desde hace 50 años, regresó a Venezuela para participar en esta importante pieza coreográfica, exponiendo que fue un gran reto, pero está feliz de compartir con la maestra Sonia.

Por su parte Sanoja informó que “fue sumamente especial, me ha traído muchos recuerdos”.

La obra podrá ser disfrutada en la sala Horacio Peterson de la Unearte, Plaza Morelos hasta el 26 de junio, viernes y sábado a partir de las 6:00 de la tarde y domingo a las 4:00 de la tarde.

Categoria:

Dejanos un comentario