Papa Francisco rechaza expulsión de refugiados

Pidió a los países abrir corredores humanitarios

Papa Francisco rechaza expulsión de refugiados

Versión para impresiónSend by emailPDF version
El Santo Padre propuso "visados temporales especiales para las personas que huyen de los conflictos hacia los países vecinos"/ Foto: Archivo
Yvke Mundial/ TeleSur

El papa Francisco aseguró este lunes que "las expulsiones colectivas y arbitrarias de emigrantes y refugiados no son una solución idónea" y pidió a los países abrir corredores humanitarios para los más vulnerables.

Francisco abogó porque "un mayor número de países adopten programas de patrocinio privado y comunitario, y abran corredores humanitarios para los refugiados más vulnerables".

El mensaje del papa fue publicado este lunes en relación a la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado, que se celebrará el próximo 14 de enero. Francisco instó a que "la triste situación de tantos emigrantes y refugiados que huyen de las guerras, de las persecuciones, de los desastres naturales y de la pobreza" sea articulada "en torno a cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar".

Además, el Santo Padre propuso "visados temporales especiales para las personas que huyen de los conflictos hacia los países vecinos". En este sentido, pidió garantizar "una adecuada asistencia consular, el derecho a tener siempre consigo los documentos personales de identidad, un acceso equitativo a la justicia, la posibilidad de abrir cuentas bancarias y la garantía de lo básico para la subsistencia vital".

También abogó por "la promoción de la inserción sociolaboral de los emigrantes y refugiados, garantizando a todos -incluidos los que solicitan asilo- la posibilidad de trabajar, cursos formativos lingüísticos y de ciudadanía activa, como también una información adecuada en sus propias lenguas". Añadió que se les debe otorgar "la libertad de profesar y practicar la propia fe".

En cuanto a los refugiados que regresan a su país de origen, los instó a "desarrollar programas de reinserción laboral y social".

El Sumo Pontífice recordó que la presencia de emigrantes y refugiados permite el enriquecimiento intercultural. Por ello, aconsejó "el ofrecimiento de la ciudadanía, desligada de los requisitos económicos y lingüísticos, y de vías de regularización extraordinaria, a los emigrantes que puedan demostrar una larga permanencia en el país".

Categoria:

Dejanos un comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si es o no un visitante humano y para evitar envíos automatizados de spam.