Otra oleada de incendios forestales azota a Colombia

Calentamiento global

Otra oleada de incendios forestales azota a Colombia

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Foto: Archivo.
YVKE Mundial/ Prensa Latina

Azotada por más de tres mil incendios forestales hasta septiembre pasado, Colombia sufre otra oleada de esos fenómenos concentrados ahora en cuatro departamentos del país, confirmaron este domingo expertos.

Las altas temperaturas y el vendaval avivan tales eventos en Boyacá, Antioquia, Cundinamarca y Huila, precisó el jefe de la Dirección Nacional de Bomberos, capitán Andrés Miranda.

Grupos especializados combaten en total unas 11 igniciones en dichas localidades, labores en las que colaboran 157 efectivos de esa división, con el apoyo de helicópteros de la Fuerza Aérea, añadió el funcionario citado por Caracol Radio.

Más de 150 hectáreas de bosque nativo -comentó- fueron devoradas ya por las llamas en esas demarcaciones.

Según hipótesis de las autoridades la mayoría de los incendios forestales pudieron ser ocasionados por manos criminales, afirmó la emisora de alcance nacional.

En los primeros ocho meses de 2015 arrasaron más de 100 mil hectáreas cubiertas de árboles, cultivos y pastizales.

La acentuada sequía imperante en el país, agudizada por la influencia del fenómeno de El Niño, incide igualmente en la proliferación de la candela por lugares boscosos y otros escenarios colombianos.

Colombia clasifica entre los países de mayor biodiversidad, una de cada 10 especies de la flora y la fauna, ya sean terrestres o acuáticas, habitan en su superficie.

No obstante las alertas de directivos ambientales, los incendios forestales dejaron su huella en sitios de significación como la Sierra Nevada de Santa Marta, Reserva de la Biosfera.

El cerro de Monserrate, uno de los principales destinos turísticos de esa capital, ha sido blanco también de tales sucesos.

A fin de proteger el patrimonio natural de la nación el ministro para el ambiente Gabriel Vallejo llamó a evitar fogatas y a cumplir con las regulaciones vigentes en las áreas protegidas.

Simultáneamente en zonas como el altiplano cundiboyacense las heladas ponen en riesgo los sembradíos ante el brusco descenso de las temperaturas que llegan a los cero grados centígrados e incluso a valores inferiores en horas de la madrugada.

/N.A

Categoria:

Dejanos un comentario