Maduro en Minneapolis

Crónica

Maduro en Minneapolis

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Foto: Referencial
YVKE Mundial/Earle Herrera

Me tocó escribir la crónica del papel instigador de Fidel Castro en el Caracazo de 1989. Según los padres de la derecha que hoy tutela Pompeo, el líder cubano aprovechó la invitación de Carlos Andrés Pérez a su “coronación” y organizó las células incendiarias. Hoy, los hijos de aquellos piroteóricos acusan a Maduro de otro sacudón, pero en Estados Unidos. La historia suele repetirse, coinciden Hegel y Julio Jaramillo, uno desde la filosofía y el otro desde el bolero, que son casi lo mismo.

Para la crónica de Fidel y el Caracazo yo estaba en el sitio, pero para la de Maduro y George Floyd me separan la distancia, la pandemia y mi orgullosa condición de sancionado: el imperio no me quiere por allá. Nada, todo eso lo resuelve el siglo XXI y algo atemporal: la imaginación. Heródoto, padre de la historia, no vivió los hechos que narró. Ni Homero, padre de la epopeya, los prodigios que inmortalizó.

A mí se me hace más fácil porque, al no ser el uno ni el otro – Guanipa no es Atenas-, se me exige menos: una efímera crónica. ¿Cómo entró Maduro a Minneapolis?.

Julio Borges debería decirlo, pues para acusarlo de subvertir más de 150 ciudades de la Unión, debió saber si fue de polizón por el Misisipi o “coyoteando” por la frontera mexicana. La segunda fuente es el Miami Herald, medio que aspira ganarse un Pulitzer con su primicia.

También se la pone difícil a Maduro para infiltrarse en el imperio, el “wanted” que pesa sobre su cabeza por 15 millones de dólares, en un país donde hasta el presidente es un caza recompensa.

Otra: si Borges y el Herald sabían que Maduro merodeaba por Minnesota, ¿Por qué no lo informaron al boina verde Goudreau, quien envió lanchas, armas, mercenarios, Rambos y lacayos a capturarlo aquí?. ¿Por qué no le evitaron ese nuevo ridículo a Guaidó, después del platanazo de la autopista?.

Yo seguiré atando cabos. Mientras, por aquella frase del Che de temblar de indignación cada vez que se cometa una injusticia en el mundo, sostengo que si el presidente venezolano hubiera estado en Minneapolis cuando el policía asfixiaba al detenido con la rodilla, Maduro estaría por lo menos preso o en fuga por el gran río, pero George Floyd seguiría vivo.

Etiquetas:

Categoria:

Dejanos un comentario