Gobierno de facto boliviano atribuye muertes por Covid-19 a la ignorancia

"No se dan cuenta que tienen Covid-19"

Gobierno de facto boliviano atribuye muertes por Covid-19 a la ignorancia

Versión para impresiónSend by emailPDF version
(Foto. Archivo)
Telesur

El Gobierno de facto de Bolivia atribuyó este lunes los decesos por Covid-19 en el país suramericano a la "ignorancia" de las personas que presentan síntomas de la enfermedad.

“Mucha gente se está muriendo por simple ignorancia, por no darse cuenta que está con Covid-19, piensan que es un resfrío normal, les viene un chujchu (resfrío), pero ahora puede venir directamente con el Covid-19 y eso nos va a matar”, aseguró el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, durante su visita a La Paz.

A estas declaraciones se suman las imágenes de la pasada semana donde el propio funcionario aparecía junto a la presidenta de facto, Jeanine Añez, con una tarjeta azul colgada al cuello, identificativa del producto Virus Shut Out que se comercializaba en el país por sus supuestas propiedades para evitar el contagio, aunque su eficacia no fue demostrada.

La tarjeta asegura que purifica el aire "eliminando virus y bacterias durante un mes", pero ha sido fuertemente criticada por Asia y Estados Unidos, quienes han llegado a calificarla de fraudulenta.

Por su parte, el jefe nacional de Epidemiología, Virgilio Prieto, expresó su preocupación por lo que sucede en los departamentos de La Paz y Cochabamba, que presentan una tendencia muy rápida a duplicar sus casos de coronavirus e ingresaron a una fase explosiva de contagios.

“Es probable que si no tomamos las medidas radicales la situación pueda ser mucho más explosiva y grande, y podamos llegar al pico más alto en septiembre y no en julio o agosto, como estimábamos”, advirtió Prieto.

Mientras, los pobladores de La Paz temen por el aumento de contagios, lo que ha llegado a desplazar a Cochabamba de la tercera posición nacional entre las zonas más impactadas por la Covid-19. En esta última ciudad las alarmas se encendieron tras el colapso del sistema funerario que tiene problemas con los hornos crematorios.

Varios residentes protestaron este sábado porque las familias de fallecidos por la enfermedad han tenido que esperar hasta siete días con la víctima en el domicilio sin que los puedan enterrar o cremar. Entre tanto, en la ciudad han comenzado a aparecer cadáveres en las calles.

Por otro lado, el expresidente, Evo Morales, declaró mediante su cuenta oficial en la red social Twitter que "el Gobierno de facto dirige a ciegas la pandemia".

Hasta el momento, Bolivia acumula un total de 39.297 casos confirmados y 1.474 decesos desde el inicio de la pandemia.

Categoria:

Dejanos un comentario