En las terrazas de Metro Los Teques germina el cultivo urbano

Agricultura urbana

En las terrazas de Metro Los Teques germina el cultivo urbano

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Aprender a hacer compostaje es otra de las herramientas de ofrece este plan, que enseña cómo mezclar restos de alimentos en un espacio adecuado para su transformación controlada. Foto: Archivo
YVKE Mundial/ AVN

El olor de las plantas de menta, yerbabuena, orégano, malojillo y otro conjunto de especies verdes refresca el lugar cada vez que sopla el viento en el huerto urbano asentado en la terraza del Centro de Economía Comunal Alí Primera (Cecap), espacio del Metro Los Teques, estado Miranda, región central del país.

Desde allí, donde se puede divisar el elevado Bicentenario y gran parte de los edificios del casco central de la capital mirandina, la combinación de olores va acompañada del gusto por comer algunas de estas especies cultivadas bajo la visión de volver a nuestras raíces y generar una nueva cultura autosustentable de siembra urbana.

"Este huerto es una demostración de que otro mundo es posible en plena ciudad", expresó Luis García, secretario general del Sindicato Bolivariano de Trabajadores y Trabajadoras del Metro Los Teques (Sinbotramet), quien explicó que hace casi tres meses atrás un grupo de empleados de este subterráneo local decidió voluntariamente asumir el llamado del presidente de la República, Nicolás Maduro, de incorporarse al Plan de Siembra Urbana de los 100 Días, con miras a incentivar la producción agrícola en la urbe para contribuir a una verdadera soberanía alimentaria.

El grupo de trabajadores decidió emprender la tarea con pocos recursos y aprovechó al máximo los restos de alimentos de sus hogares para crear abono orgánico, recolectar semillas de diversos rubros alimenticios de ciclo corto y largo, así como darle utilidad al material reciclable para comenzar a sembrar en envases de jugos, periódico, neumáticos y empaques vacíos, que por lo general se desperdician en las bolsas de basura.

"La experiencia ha sido plenamente favorable porque hemos multiplicado los conocimientos y practicado el compartir de saberes en una terraza llena de vida y esperanza y que antes era sólo cemento, estaba muerta y llevaba sol y agua", señaló.

El pasado viernes 1 de julio recogieron la primera cosecha de melón, contó Garcia, mientras que una semana antes recolectaron la cosecha de cebollín. Próximamente, esperan cosechar tomates cherry.

Multiplicar saberes

Este espacio, más allá de ser concebido para producir alimentos para los trabajadores del subterráneo, fue creado para establecer un centro de formación de agricultura urbana dirigido a las comunidades y a todos los trabajadores de la empresa socialista. Por ello, actualmente se impulsa un plan de formación para la creación de huertos urbanos, en donde el participante aprende sobre los procesos de creación de semillas artesanales, preparación de semilleros, elaboración de materos con neumáticos, preparación de desechos orgánicos, trasplante de plántulas y elaboración de compostaje.

"Este es un huerto urbano que tiene como fin ser una escuela zamorana para multiplicar saberes. Para nosotros es importante llevar el conocimiento para que se multiplique en las comunidades", expresó Luis García.

Plantulas de malojillo, yerba mora, menta, mala madre, romero, yerbabuena, salvia real, yerbaluisa, acetaminofen, orégano, orégano orejón, tomillo, cilantro, anís, albahaca blanca, son parte de las especies que crecen en el área del huerto dedicada a plantas medicinales. En los otros espacios se cultivan rubros alimenticios como melón, ajo, pimiento, auyama, yuca, ajo, papa, cebollín, jengibre, lechuga, así como tomate cherry, manzano y perita.

"Tenemos ya más de 100 especies que hemos germinado desde el semillero hasta irlas transplantando a un envase. Producir alimentos nutritivos con calidad es mucho más sencillo de lo que suele pensarse, no amerita gran esfuerzo, pues sólo requiere disposición y ganas de hacerlo. A través de un huerto medicinal, que aquí tenemos, también podemos aprovechar las propiedades de las plantas y devolvernos la salud", explicó el trabajador del metro mientras recorría la terraza.

Comer sano, sin aditivos químicos, es uno de los logros con los que contribuye la agricultura urbana en el país, sostuvo Garcia, ya que este momento coyuntural de guerra económica, promovida por sectores de la ultraderecha, ha representado una oportunidad para cambiar patrones de consumo y volver a los cultivos orgánicos libres de fertilizantes o pesticidas.

"Estamos generando unas cosechas 100% orgánicas aquí, en Metro Los Teques, que se traducen en todos los sectores a los cuales le hemos enseñado a cultivar y a cambiar paradigmas de consumo", comentó.

Diversos consejos comunales de Altos Mirandinos, miembros de la Milicia Bolivariana, mujeres del PSUV Guaicaipuro, así como organizaciones sociales han participado en los talleres que se dictan en el huerto, que duran tres horas continuas.

Semilleros artesanales

Garantizar que el mayor número de personas aprendan a realizar su propio banco de semillas artesanales, es uno de los propósito fundamentales del plan de formación que se viene implementando desde este huerto urbano. Al respecto, García consideró que sólo así se puede garantizar la soberanía alimentaria del pueblo.

"Muchas de las semillas se encuentran en los alimentos que consumimos en el hogar y por no tener conocimientos pasan a ser desechos. Hoy en día a través de los cursos podemos garantizar que cada familia tenga su propio banco de semilla con miras a sembrarla en el área verde más cercana", explicó.

Aprender a hacer compostaje es otra de las herramientas de ofrece este plan, que enseña cómo mezclar restos de alimentos en un espacio adecuado para su transformación controlada. Así, imitando lo que ocurre en la naturaleza en la superficie del suelo, se puede obtener un abono de alta calidad sin gastar grandes sumas de dinero.

Compartir es otro de los factores que se promueve desde el huerto urbano, mediante el intercambio de semillas, saberes y alimentos que permiten reflexionar sobre la forma en que la actual coyuntura, más allá de ser una dificultad para el país, representa una oportunidad para potenciar la Venezuela productiva.

Categoria:

Dejanos un comentario