El Salvador está de júbilo por beatificación de Óscar Arnulfo Romero

Fue aprobada por el Papa Francisco

El Salvador está de júbilo por beatificación de Óscar Arnulfo Romero

Versión para impresiónSend by emailPDF version
El arzobispo de San Salvador Oscar Arnulfo Romero fue asesinado en 1980/ Foto: Archivo
Yvke Mundial/ exelsior.com.mx

El Gobierno de El Salvador, encabezado por Salvador Cerén, expresó su alegría por el anuncio de la beatificación del arzobispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero realizada el martes en el Vaticano por el papa Francisco.

"El Gobierno de El Salvador (...) expresa su alegría por la firma este día de Su Santidad el papa Francisco del decreto de la Congregación para las Causas de los Santos para la Beatificación, por la vía del martirio, del Siervo de Dios, Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, arzobispo de San Salvador, que fue asesinado por 'Odio a la Fe' el 24 de marzo de 1980", dijo la Cancillería en un comunicado.

Según la nota oficial, el canciller Hugo Martínez destacó que "el Gobierno salvadoreño se llena de júbilo porque el máximo jerarca de la iglesia católica, el papa Francisco, ha firmado el decreto para la beatificación de monseñor Romero, ya que esto permite un mayor impulso al proceso de canonización del guía espiritual" del país.

"Los salvadoreños nos sentimos dichosos de que finalmente sea reconocido el martirio de monseñor Romero, quien a través de su obra pastoral dio esperanza y voz a los menos favorecidos, y cuyo mensaje continúa vivo y latente entre nosotros", resaltó Martínez, de acuerdo con el comunicado.

Romero fue asesinado por un francotirador desconocido cuando oficiaba una misa el 24 de marzo de 1980 y en marzo de 1994 se abrió su proceso de beatificación en el Vaticano.

Iglesia también celebra

La Iglesia católica salvadoreña también expresó su alegría por el anuncio del Vaticano de la beatificación del arzobispo de San Salvador Oscar Arnulfo Romero y señaló que esa decisión del papa Francisco supone el "triunfo de la verdad" acerca del prelado asesinado en 1980.

"Inmensa alegría en Iglesia de El Salvador al conocer decreto de aprobación del martirio de monseñor Romero. Continuemos la oración", expresó en su cuenta de Twitter el Arzobispado de San Salvador.

El vicario de la Iglesia católica salvadoreña, monseñor Rafael Urrutia, declaró a los periodistas que "la beatificación de monseñor Romero es una victoria de la fe, una victoria de la palabra predicada" por el arzobispo mártir.

La de Romero es "una palabra que nos invita hoy a la conversión, a la reconciliación", aseveró Urrutia.

El presidente de la Fundación Romero, monseñor Ricardo Urioste, dijo por su parte a periodistas que con la beatificación de Romero "la verdad se ha impuesto, como siempre llega a triunfar".

Acuérdense cómo monseñor Romero fue acusado de ser subversivo, de ser marxista, de ser guerrillero, y por fin se va haciendo verdad que no era absolutamente nada de eso, sino un hombre de Dios, un hombre de iglesia y un hombre servidor del pueblo pobre, sobre todo", expresó Urioste.

"Esto es lo que me parece que el Papa ha hecho: que redescubramos nosotros la figura de monseñor Romero al verlo como él fue: hombre de Dios, hombre de iglesia y hombre servidor del pueblo pobre; esto es lo que el papa está ratificando en este momento", insistió.

La beatificación de Romero "podría ser en este año, aunque fechas todavía no han dado", comentó Urioste, cuya Fundación gestiona el legado espiritual del arzobispo asesinado hace casi 35 años.

El arzobispo mártir se caracterizó por su defensa de los pobres y por su denuncia de los abusos contra los derechos humanos en los años previos a la guerra civil en El Salvador (1980-1992).

Categoria:

Dejanos un comentario