Ecuador con toque de queda y colapso de sus sistemas de salud ante COVID-19

Toque de queda entre 2 de la tarde y 5 de la mañana

Ecuador con toque de queda y colapso de sus sistemas de salud ante COVID-19

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Foto: Twitter
Yvke mundial/ LRDS
Con 1082 casos registrados hasta la mañana de ayer martes, 27 fallecimientos y 76,9% de los casos concentrados en una sóla provincia, Guayas, que asienta a la ciudad de Guayaquil, Ecuador es la nación de Sudamérica más afectada hasta ahora por la pandemia del COVID-19.
 
Sio bien, Ecuador registra menos casos de infectados que Brasil, su población es 15 veces imenor. A partir de hoy rige en la nación ecuatorial un toque de queda entre 2 de la tarde y 5 de la mañana. Es la última de las contradictorias y tardías medidas orenadas por el presidente Lenin Moreno.
 
“Se restringe la circulación, excepto para las actividades esenciales. ¡Quien incumpla será sancionado! Primera vez: USD 100. Segunda vez: un salario básico. Tercera: prisión”, informó el mandatario, en mensajes a través de su cuenta de twitter.
 
Sistema de salud con síntomas de colpaso
 
En Ecuador, en especial en la provincia Guayas, donde se concentran más del 70% de diagnósticos, el sistema de salud muestra sus debilidades y la falta de opreparación de las autoridades ecatorianas para el manejo de la emergencia.
 
La prensa cuatoriana recoge el testimonio de familias que se quejan por la falta d atención oportuna y la inacción de las autoridades ante reportes notificados ante el número de atención telefónica 171, dispuesto por las autoridades.
 
El acceso a las pruebas diagnósticas del nuevo coronavirus es uno de los principales problemas para el Ecuador. Ayer, el ministro Juan Carlos Zevallos aseguró que en esta semana llegarán de Miami, y otras de China. “Tenemos ocho o 10 proveedores”. Garantizó que el lunes esperan 200 000, entre rápidas y las PCR, 80% más confiables”.

Uno de los relñatos del padecimiento de las familias afectadas lo recoge el diario El Comercio: “Desde el sábado 21, el estado de salud de Fabricio empeoró. La fiebre “era incontrolable, su tos no paraba y empezó a faltarle la respiración”. Antes de ello le hicieron una tomografía en la que les comentaron que sus pulmones estaban inflamados, por lo que debían hospitalizarlo. De emergencia lo trasladaron a una clínica privada, no lograron que lo recibieran en una pública. El hombre está intubado pero estable, en terapia intensiva. Su familia aún espera que las autoridades se acerquen para levantar el cerco epidemiológico y hacerles la prueba de detección del virus. “Nosotros no hemos salido de casa, pero sí queremos que nos tomen las muestras”.
 
También les preocupan los altos costos de la clínica, que llegan a los USD 60 000. Aunque, consultado, el Ministro aseguró que por el decreto de excepción ese centro no debería cobrar esos montos. El viceministro de Salud ecuatoriano, Ernesto Carrasco, reconoció ayer ante la Asamblea, vía teleconferencia, que la capacidad de los hospitales de Guayaquil “está llegando al tope de la capacidad resolutiva. Me quedan muy pocas de UCI (Unidad de Cuidados Intensivos)”.

Etiquetas:

Categoria:

Dejanos un comentario