Discurso del Comandante Chávez en la promulgación de la nueva Ley Orgánica del Trabajo

Lunes 30 de abril de 2012

Discurso del Comandante Chávez en la promulgación de la nueva Ley Orgánica del Trabajo

Versión para impresiónSend by emailPDF version
(Foto. Archivo)

 

Hugo Chávez Frías

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela

 Promulgación de la nueva Ley Orgánica del Trabajo

Salón Simón Bolívar, Palacio de Miraflores

Lunes, 30 de abril de 2012 

 

Presidente Chávez: Adelante, María Cristina, buenas tardes, buenas tardes, buenas tardes. Casi las 2 de la tarde de este día, de hoy lunes 30 de abril.

Gracias, María Cristina, aquí estamos en el Salón Simón Bolívar, Palacio de Miraflores y un abrazo a Venezuela toda y de manera especial a los trabajadores y trabajadoras de Patria y espacialísimamente a quienes están allá en el Teatro Teresa Carreño conmemorando este día, es decía el día de mañana, primero de mayo, termina el mes de abril, José Vicente Rangel, bienvenidos todos aquí están los máximos representantes de los Poderes del Estado, los líderes obreros de las principales centrales sindicales del país, bienvenidos, bienvenidas, Ministros, Procuradora, Alcalde, bienvenidos, José Vicente Rangel.

Abril, hoy termina abril, abril para siempre y mañana primero de mayo y yo estoy aquí con ustedes sobre todo y especialmente para cumplir mi palabra, cuando me pidieron los trabajadores en aquel acto Will Rangel, fue en Vargas el mes de diciembre, noviembre, una deuda contenida aquí, una orden del constituyente señora Presidenta del Tribunal Supremo usted que conoce tanto de las leyes, señora Procuradora, Ministros, Ministras, una orden del constituyente que no se había cumplido, bueno que no se ha cumplido, hoy se va a cumplir, yo agradezco muchísimo infinitamente, primero, a los trabajadores y trabajadoras que con pasión, con conocimiento, con sabiduría, con madurez, con unidad, dentro de la diversidad, verdad, se dieron a la tarea de debatir no un proyecto varios proyectos de la nueva Ley Orgánica del Trabajo, de los trabajadores y las trabajadoras, discutieron lo que yo siempre le dije a Nicolás, Nicolás los puntos álgidos en distintas comisiones. Agradezco muchísimo a la Comisión Presidencial coordinada por el canciller Nicolás Maduro, agradezco muchísimo a los Diputados, Diosdado Cabello y a todos, Oswaldo Vera, a todos los expertos en materia laboral, los asesores, asesoras, pero de manera especial, especialísimo, ya lo dije, a los trabajadores y trabajadoras de la Patria, a los empresarios patriotas, por ahí Miguel Pérez Abad, que también dieron su aporte.

Yo estoy absolutamente convencido que, en este momento no se cuántas leyes del trabajo han sido aprobadas en lo que va de historia republicana, José Vicente debe saber, Luisa Estela también, no por años de largura sino por conocimiento, no se por qué ustedes se ríen así, Giordani también debe saberlo, yo no lo se en este momento, pero lo que si estoy seguro absolutamente es que así como no hubo nunca antes en 200 años de historia Constitución alguna que hubiese sido debatida con tamaña profundidad y amplitud como esta Constitución Bolivariana, estoy así mismo absolutamente seguro que no hubo antes nunca Ley del Trabajo o como la llamaren, que hubiese sido discutida, debatida como ha sido discutida y debatida la nueva Ley Orgánica del Trabajo los trabajadores y trabajadoras, por eso yo los felicito y les agradezco muchísimo, les agradezco muchísimo infinitamente.

—Aplausos.

Porque sin el concurso de ustedes, sin el esfuerzo de ustedes ¿qué hubiese podido hacer yo? Y esto lo digo desde mi corazón no sólo por la Ley Orgánica del Trabajo sino por todo, por todo y desde siempre, la frase del padre Bolívar, es un látigo que cruzó la historia y que hoy vive, vive, vive con dolor en la profundidad de la historia patria, pero sobretodo vive hoy con una infinito amor y reclama, reclama la unidad, reclama el colectivo, reclama la sumatoria de fuerzas y de esfuerzos, recordemos la frase del padre Bolívar poco antes de morir: “Que puede un pobre hombre contra el mundo...”, Dichoso yo, dichoso yo que cuento con un pueblo.

—Aplausos.

Con un pueblo entero, con la clase obrera, con millones y millones de venezolanos y venezolanas cada día más concientes del momento que estamos viviendo. Siempre he dicho, claro, como tú lo sabes Elías, tú lo sabes Diosdado, Gabriela, Luisa Estela, Luisa Ortega, ustedes lo saben, yo siempre he dicho que hubiese preferido, y estoy seguro que ustedes comparten conmigo este sentimiento, hubiese preferido esta dicha un millón de veces para el padre Bolívar que para mí, y sobre todo porque si Bolívar hubiese tenido esta dicha que yo tengo, que tenemos hoy otra hubiese sido nuestra historia.

Un día como hoy, 30 de abril por ejemplo se dio un paso de aquello que fueron puñaladas al proyecto patrio, La Cosiata, La Cosiata, la separación, el desmembramiento por intereses subalternos, por falta de grandeza, diría el padre Bolívar, Santander en Nueva Granada, Páez acá, y las camarillas que los rodearon enriquecida, dueños de esclavos y de haciendas, mirémonos en ese espejo y seamos cada día más revolucionarios, más revolucionarias, más bolivarianos y más bolivarianas.

La Cosiata, un día como hoy se concretaba La Cosiata, la cosita, y así terminó siendo la Patria, una cosita, y luego sobre ella se vinieron los imperios y sobre todo el nuevo imperio yanquis. Habrá que recordar que un día como hoy también los últimos soldados yanquis abandonaban Vietnam, después de la larga batalla que aquel pueblo dio por su dignidad y por su independencia. Desde aquí un saludo al heroico pueblo vietnamita.

—Aplausos.

Y a los pueblos del mundo que luchan como el nuestro por su independencia, por su dignidad.

Y esa es la esencia de esta lucha, yo quiero recordarlo en esta víspera del primero de mayo, trabajadoras y trabajadores de la Patria, la independencia nacional.

Ayer leíamos la más reciente reflexión de Fidel, alertando lo que sabemos muy bien o a cerca de lo que sabemos muy bien, los planes yanquis, los planes del imperio y de la burguesía criolla en esta coyuntura, en este año 2012 con motivo de las elecciones presidenciales de Venezuela. José Vicente escribe hoy de nuevo, alerta de nuevo, “La conspiración permanente”, se llama la columna de hoy de José Vicente Rangel. La conspiración permanente de la burguesía criolla, la extrema derecha, el fascismo y sus aliados internacionales, y el imperio yanqui, por qué sería que el presidente de los Estados Unidos dijo pocas horas antes de venir a Cartagena, desde Miami, que él aspiraba que hubiese unas elecciones transparentes y libres en Venezuela en octubre ¿acaso será coincidencia que el jefe imperial diga esto? ¡No! No es coincidencia, es el plan, es el plan. La derecha venezolana, el imperialismo y sus lacayos saben que nunca jamás nos ganarán elecciones presidenciales en esta Paria que despertó, más nunca, más nunca.

—Aplausos.

Y el plan anda por debajo, la conspiración permanente, José Vicente DC.

No perdamos de vista esto, no se trata sólo de la organización del partido, de los partidos, del Gran Polo Patriótico, del Registro Electoral, de la capacitación de los testigos, de las mesas, de ir a votar. No se trata de eso solamente, debemos ser capaces de ver lo que no se ve a simple vista, y de neutralizar el plan imperial, y desde ya nosotros alertamos, y estamos alertando a los países hermanos de este Continente, del Caribe, de Centroamérica, de Suramérica y otros países, otros gobiernos más allá, de Asia, de África acerca de este plan, al que hay que desenmascarar, enfrentar, y derrotar por toda la línea, y asegurar la paz de Venezuela. Con el favor de Dios y el esfuerzo de todos nosotros habrá paz en Venezuela, y continuaremos el programa de desarrollo integral, el Proyecto Nacional Simón Bolívar, es decir, el desarrollo de la Constitución, del proyecto constitucional.

No habrá imperio, ni burguesía alguna por más poder que tenga, que sea capaz de detener el camino que estamos transitando, construyendo la independencia nacional, la paz venezolana, y con la paz venezolana, la paz de este Continente, la paz de Suramérica, la paz del Caribe.

Quería hacer estos comentarios, por cierto, de la misma forma antes de darle el paso de nuevo a María Cristina para que continúen en el acto de condecoraciones, quiero felicitar a todos los trabajadores y trabajadoras, sin excepción, en su día, y especialmente quienes están recibiendo los merecidos reconocimientos y condecoraciones el día de hoy. Quería referirme también a esto y hacer algunas reflexiones.

Otro venezolano que siempre está insistiendo en este tema, el doctor Britto García. Y ayer estaba yo leyendo esta columna: “Entre jueces te veas.” Recomiendo su lectura, en verdad, dice, por ejemplo, Britto: “Será entonces una casual casualidad quien denuncie ante la Corte Penal Internacional de La Haya el 21 de noviembre de 2011, alguien un venezolano repita lo siguiente, comilla, en especial el Poder Judicial está de rodillas ante el Jefe del Estado y del Gobierno, tal y como lo certifican reconocidas organizaciones dedicadas a la defensa de los Derechos Humanos...” Esa es una de las consejas que sigue recorriendo al mundo, que aquí no hay autonomía de poderes, que aquí no hay Poder Judicial.

Luego se refiere al caso de este ex magistrado que se fue, se fugó del país, de la justicia, y ahora está protegido por el gobierno de los Estados Unidos. Bien. Luego dice Britto, para terminar: “Son confesiones que acarrearían larga condena en un juzgado venezolano, en un tribunal estadounidense o internacional, donde los testimonios se compran como acciones bursátiles, serán premiadas con inmunidad, impunidad, y no extradición.”

Y entonces termina haciéndose las siguientes preguntas: “Qué hacemos sometidos a Cortes a las cuales no se somete Estados Unidos, y que sólo legitiman acciones imperiales. ¿Y qué hacemos confiriendo poder sistemáticamente a apátridas, delincuentes y trásfugas, sin ideología, obra ni trayectoria? “La culpa no la tiene el juez sino quien le da el garrote.” Termina diciendo Luis Britto García.

Y él se refiere, en distintos artículos, a la tristemente célebre, entre otras, Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

¿Dónde está el canciller? ¡Ajá! Está por aquí en un flanco.

Hace poco, por fin aprobamos la Ley del Consejo Federal, del Consejo de Estado, perdón, corrijo, corresponde al señor vicepresidente ejecutivo, como manda la Constitución, presidir el Consejo de Estado, me corresponde a mí hacer algunas designaciones; he pedido al doctor Rangel, por ejemplo, que se incorpore al Consejo de Estado; he pedido al doctor Britto García que se incorpore al Consejo de Estado. No sé todavía si ellos se van a incorporar, son mis recomendaciones. ¿Sí? José Vicente te incorporas al Consejo de Estado. Bien.

—Aplausos.

Además de los miembros que señala de manera directa y explícita la Constitución Nacional. La Asamblea Nacional debe designar los miembros, Tribunal Supremo de Justicia, los gobernadores en colectivo.

Ahora, yo pido al señor vicepresidente que aceleremos la instalación de este Consejo de Estado, y como jefe del Estado lo primero que le voy a pedir a este Consejo de Estado es el estudio, repito, acelerado señor canciller, y la recomendación al jefe del Estado, para retirarnos de inmediato de la tristemente célebre Comisión Interamericana de Derechos Humanos. ¡Ya basta! ¡Ya basta!

—Aplausos.

¡Hasta cuándo! Hasta cuándo nosotros vamos a estar con esa espalda de Damocles, como Britto García lo explicaba muy bien, el primer país que desconoce esa Corte Interamericana, o perdón, Comisión Interamericana, son los Estados Unidos, y además funciona en Washington, y es un mecanismo que usa Estados Unidos contra nosotros. Hace rato ya que hemos debido retirarnos de esa comisión. Pero por eso yo le pido al Consejo de Estado que se instale, y en las próximos días, no digo ni si quiera semana, me dé una recomendación bien sustentada, y un documento para la historia, y además enviarle ese documento a los gobiernos del mundo, primero de este Continente pues, a todos los gobiernos, de la Celac, del ALBA, de Unasur, exponiendo nuestras razones, porque bastantes razones tenemos, bastantes, desde hace mucho tiempo, hay que recordar el 2002, el 11 de Abril, el 12, más exactamente, yo prisionero, un grupo de personas se dirige a esa comisión pidiendo que se resguarden mis derechos, etc., etc., y la Comisión lo que hace es responderle al excelentísimo gobierno de Carmona. Por ahí está el documento que llegó aquí, lo dejaron por aquí, cuando se fueron corriendo por allá aquí dejaron papeles, güisqui, champaña y la banda de Carmona que la dejaron ahí, creo que se la llevaron y la quemaron con Judas un día, una semana santa del 2002.

Entonces dejo en manos del Canciller y del Vicepresidente esta solicitud, nosotros tenemos que seguir reivindicando y construyendo la plena independencia nacional, somos independientes, Venezuela es un país independiente.

—Aplausos.

Bien yo debo seguir o más bien retornar hoy a La Habana he enviado mi solicitud a la Asamblea Nacional, espero que sea aprobada las próximas horas, para retornar en las próximas horas a La Habana, estamos como en la recta final del tratamiento correspondiente de radioterapia, como les dije hace un rato pues no son días fáciles estos, pero guerreros somos para enfrentar la adversidad y con la fe en Dios, en Cristo redentor y con ese amor inmenso del pueblo venezolano y con esta voluntad de vivir, de luchar, de vivir y de vencer, nosotros saldremos adelante, saldremos adelante, viviremos y venceremos, pero lo prometido es deuda, no podía yo irme a La Habana después de la autorización por supuesto de la Asamblea Nacional, sin dejar pendiente lo que en noviembre conversábamos.

Se ha trabajado intensamente, yo me siento muy feliz, porque he revisado una y dos y tres veces artículo por artículo, la propuesta final que la Comisión me presentó hace ya varios días, hice muchas consultas, estudié muchos temas, hice algunos aportes muy modestos, pero creo que tenemos una nueva ley para la historia, la historia que estamos comenzando a construir, esa historia mirándola en perspectiva nos dice que ninguna conquista de los pueblos, ninguna conquista de los trabajadores y trabajadoras a ocurrido sin que haya habido un largo proceso de resistencia, de lucha, de sufrimientos incluso. Esta ley que hoy voy a tener el honor de firmar para enviarla de inmediato al Tribunal Supremo de Justicia, para que el máximo Tribunal –cómo se llama- certifique, revise su carácter orgánico, es una ley producto de un largo proceso de lucha, largo, hace poco conmemorábamos los 20 años del 4 de febrero por ejemplo, cuántas luchas en esas décadas finales del siglo XX y antes, El Caracazo, cuántos atropellos contra los trabajadores, contra las trabajadoras, contra la clase obrera, contra el pueblo, incluso en estos 13 años y un poco más de gobierno la batalla por dentro ha sido dura y sigue siendo dura, no solo contra la burguesía y los golpistas, sino también contra la burocracia histórica, enquistada en el Estado, sino también contra la falta de conciencia, sino también contra las desviaciones en el pensamiento y en la acción, corrientes internas.

Como dice Carlos Marx: “Nada nace de la nada...” Todo lo nuevo nace contaminado.

Yo pudiera decir compañeras y compañeros, trabajadores y trabajadoras que esta Ley que hoy voy a firmar, producto es, sin duda, de ese largo proceso de luchas y de batallas, pero también de ese proceso que es necesario continuar dando de depuración interna de la revolución socialista, de la Revolución Bolivariana que tiene que seguir curándose, fortaleciendo su conciencia, transitando verdaderamente en la construcción del socialismo.

Yo no voy a entrar en detalles de las grandes conquistas que esta Ley contiene, hace pocos días lancé algunos chavezcandanga por allí, adelantando algunas cosas, como por ejemplo la extensión del período prenatal y postnatal para las compañeras trabajadoras hasta las 20 semanas después del parto y luego se incluye ahí también licencia en casos de adopción, beneficios extensivos hasta el padre, por ejemplo, la jornada laboral, de eso no hablé, se reduce a 40 horas diurnas. Se reduce la jornada laboral.

—Aplausos.

Con la obligación y el derecho de los trabajadores de dos días continuos, ¿Cómo se llama?, de descanso, ¡Claro! Carlos Marx lo dijo, también lo dijo, bueno mucha gente lo ha dicho, pero Marx, uno de los más grandes pensadores socialistas, “El capitalismo termina convirtiendo al trabajador en un esclavo...” De forma tal que esto es una Ley liberadora, Ley justa, ahora vendrá la lucha para que se cumpla. Al respecto vamos a nombrar Elías un órgano superior que dependa de la Presidencia de la República para vigilar el cumplimiento estricto de la nueva Ley Orgánica del Trabajo, trabajadores y trabajadoras.

—Aplausos.

Para hacer un seguimiento y que se cumpla, que se cumpla, que se cumpla.

—Aplausos.

Como dice Bolívar “Leyes inexorables necesita la república...” Leyes inexorables, llamo a todos y a todas a que seamos celosos guardianes del cumplimiento de esta Ley.

Hemos incluido y me parece muy justo y necesario, y debo e incluso decir que de mí surgió parte de esa propuesta. Le dije a Nicolás, Nicolás creo que hay que establecer una disposición transitoria, un tiempo prudencial para los ajustes que haya que hacer, y eso estoy seguro que lo entienden y lo apoyan todos los trabajadores y trabajadoras, entre otros el de la jornada. La jornada de trabajo se establece un año máximo para que las empresas hagan los ajustes respectivos, pero desde ahora tienen que comenzar por supuesto. Se eliminan las tercerizaciones o la tercerización.

—Aplausos.

También se establece un tiempo, tiempo.

¿Nicolás y tu que haces ahí parado?, ¿Que haces tú ahí? Nicolás se quedó parado aquí. Bueno, tiempo prudencial.

Por cierto que anteanoche, ¿Donde está Navas? Camarada, anteanoche, y yo, yo los leo a ustedes, y sus críticas y sigan, ustedes saben que ustedes son libres, ojo, pobre de aquella clase obrera que se subordine a gobierno alguno, No, ustedes son libres, independientes, critiquen, critiquen, sean irreverentes.

—Aplausos.

Eso sí, yo sólo les pido madurez y lealtad y mucha madurez a la hora de hacer denuncias y sobre todo que se sustente, digo yo los sindicatos, los líderes, yo los respeto a todos y los quiero a todos y a todas y siempre leo y estoy pendiente de sus críticas. Ante noche aprobé una cantidad de casi mil millones de bolívares para incluir como trabajadores fijos, a casi 4 mil trabajadores de Corpoelec que están tercerizados, es que tenemos que acabar con eso, lo mismo en Sidor, las empresas de Guayana, en las empresas del Estado.

—Aplausos.

Nosotros tenemos que dar el ejemplo en el Estado y hacer todos los sacrificios que haya que hacer, claro ¿qué pide uno de allá para Will? nada, Franklin, Rondón, es lealtad, lealtad, lealtad no con Chávez, ustedes saben que tienen en mi un aliado incondicional, mientras yo viva y mientras esté aquí considérenme un trabajador más y estaré siempre al lado de los trabajadores y trabajadoras de la Patria, al lado del pueblo y de los más necesitados.

—Aplausos.

Y yo me siento contento, porque veo, percibo, siento como la clase obrera ha venido tramontando la cuesta, es que la Patria estaba desmoronada hace 20 años atrás, por eso un día lo dije: me las juego con ustedes, con todas las diferencias que podamos tener y las discusiones que podamos dar, no importa, estamos construyéndonos de nuevo, una nueva cultura, la cultura del trabajo, de la responsabilidad. Cualquier capitalista, estoy seguro que dirá: oye pero que vagabundería mira Chávez, en vez de meterle más trabajo a la gente los sábado y domingo ahora les está quitando 4 horas, de 44 a 40; ah claro esa es la visión del capitalista, miren quiere exprimir para él ganar más plata, lo mismo pasa con las prestaciones sociales y el recálculo que se instala en la Ley y el doblete a la hora de los despidos no justificados que se vuelve a instalar como conquista de los trabajadores.

—Aplausos.

El pago doble pues de las prestaciones y el cálculo de las prestaciones en base al último salario y a los años de servicio como manda la Constitución, cualquier capitalista dice: mira que vagabundería esta, no, vagabundería no, son derechos humanos, son derechos de los trabajadores, trabajadoras y de su familia y estoy seguro que con estas conquistas, que con estos beneficios ustedes trabajadores y trabajadoras de la Patria van a poner aun más el alma, el corazón, la capacidad individual y colectiva en la producción nacional, en el desarrollo económico y social del país, en la construcción del socialismo, estoy seguro de eso, absolutamente seguro y hago un llamado a los empresarios de la Patria, para que sigan dando su aporte, les saludo a todos y a todas y como un día dijo creo que fue Pérez Abad o Alberto Cudemus “no le tenemos miedo al socialismo” y yo le dije: hay que tenerle miedo es al capitalismo que acaba también con ustedes, vayan a ver a España como está o a Europa más bien, para no referirme a ningún país en particular, Estados Unidos, la clase media se está quedando sin vivienda, sin vehículos, sin beneficios adquiridos a los largo de siglo o de décadas, sin trabajo, sin prestaciones, sin pensiones, la clase media, han quebrado miles y miles y miles de pequeñas industrias y medianas empresas; el desempleo sigue creciendo en el mundo capitalista. Aquí no, gracias a Dios y a la Revolución Bolivariana, estamos ampliando los beneficios de los trabajadores, las trabajadoras y del pueblo, y haciendo, y yo seguiré, y seguiremos haciendo todos los sacrificios que haya que hacer para (y yo les llamo a todos, más que sacrificios, esfuerzos) incrementar la generación de la riqueza nacional, continuar incrementando la generación de riqueza nacional, y luego seguir activando y fortaleciendo los mecanismos de redistribución justa de esa riqueza nacional.

¿Rafael no ha llegado, Rafael Ramírez? Venía volando de Pekín, hablé con él desde Tokio, estaba por Tokio, estaba por Pekín, por Seúl.

Y yo estoy tan feliz porque venimos trabajando hace tanto tiempo proyectos con estos países y muchos otros, pero en este caso particular se firmaron convenios de financiamiento para la Faja Petrolífera del Orinoco, para incrementar la producción de petróleo, de gas, la petroquímica, la riqueza nacional. La independencia. Eso no sería posible si no fuésemos independientes.

Este año la producción de petróleo de la Faja, o la producción nacional debe llegar a 3 millones y medio de barriles, y el 2014 a 4 millones diarios de barriles.

Ya China, lo informaba Rafael, colocando la primera piedra por allá en una refinería de las varias que estamos construyendo con China, como socios estratégicos. Como China está invirtiendo cientos de miles de millones, perdón, decenas de miles de millones de dólares en la Faja Petrolífera del Orinoco, trayendo tecnología, instalando taladros, hasta una fábrica de taladros con China tenemos ahí ya; y tenemos una empresa naviera conjunta, chino-venezolana, para llevar petróleo por todos los mares del mundo.

Rafael informaba que ya este año estamos llegando a seiscientos mil barriles diarios de petróleo al gigante chino, y en pocos años vamos a llegar a 1 millón de barriles.

Y esa es la palanca fundamental para el desarrollo integral del país: la siembra del petróleo. Pero para poder desarrollar el país, utilizando esa palanca fundamental, debemos ser los dueños de esa palanca fundamental; debemos tener gobiernos sobre esa palanca fundamental, el petróleo, y toda la riqueza que conlleva y de allí los planes agrícolas, la vivienda, la Gran Misión Saber y Trabajo, los planes sociales.

Ayer aprobé también recursos para el incremento de la asignación a las Madres del Barrio, porque se incrementó el salario mínimo, ellas reciben 80 por ciento del salario mínimo, también estoy designando al doctor Julio César Alviárez como Superintendente de Seguridad Social para crear el nuevo fondo ¡epa Alviárez! si ahí estas, Julio César, mi médico.

—Aplausos.

Y al doctor Ríos como tesorero de la Seguridad Social para crear el fondo.

—Aplausos.

Son decisiones que venimos tomando, acelerando, actualizando el horizonte, porque estamos en eso cerrando el ciclo 2012 pues, rumbo a la victoria que ha hacer grande del 7 de octubre, para abrir los portones del nuevo ciclo 2013-2019; 2019 rumbo al bicentenario de Angostura del Gran Congreso y más allá 2020, 2021 y más allá la tercera década, primera década, segunda, tercera, la construcción de la Venezuela potencia, con Dios por delante, con nuestra fe, nuestra buena fe, nuestra voluntad, nuestro coraje heredado del padre Bolívar y de nuestros libertadores y libertadoras estoy seguro que lo haremos y le dejaremos a nuestros hijos grande, libre y luminosa la gran Patria Bolivariana para que ellos sigan la marcha rumbo a los horizontes por venir.

—Aplausos.

Yo, María Cristina, trabajadores, trabajadoras, Elías, Ministras, Ministros, líderes obreros, compañeros y compañeras, muy feliz estoy de poder pararme aquí hoy a cumplir una vez más mi palabra empeñada, voy a proceder a firmar la nueva Ley Orgánica del Trabajo de los trabajadores y trabajadoras y en pocos días estoy seguro que el máximo Tribunal revisará su carácter orgánico, ahí había dos interpretaciones, una: que no hacía falta porque la Constitución habla de la reforma de la Ley Orgánica, pero en verdad como Jefe de Estado yo le voy a pedir al Tribunal Supremo para darle mayor fortaleza jurídica constitucional a esta ley histórica, que nos ratifique su carácter orgánico y dejo en manos del pueblo todo, de los trabajadores y trabajadoras su cumplimiento como una de esas leyes inexorables a las que se refería el padre Bolívar. Elías.

(Presidente Chávez firma la nueva Ley Orgánica del Trabajo)

Justicia social, por todos los mártires.

—Aplausos.

Estoy desbordado de Patria, de alegría, de emoción venezolanista... Trabajadores y trabajadoras, justicia social.

—Aplausos.

No sería mala idea que así como el decreto de Carmona, lo firmaron los que asistieron aquí aquel día nefasto, los que quieran dejar su firma allí estampada para la historia de los lideres obreros, quienes están aquí todos y todas, pues acompañen el documento con su firma; es una idea que se me acaba de ocurrir.

Compañeros, compañeras, amigas y amigos, yo debo, como ya lo dije, volver a nuestra querida Cuba a continuar la recta final de este tratamiento, con una gran fe, cada día más grande, gran fe. Este Cristo que cargo aquí es el mismo del 11 de Abril.

Yo recuerdo que este mismo Cristo, así lo tenía yo empuñado cuando pensé que iba a morir, yo pensé que iba a morir allá en la orilla del mar, dije, bueno, uno más que le tocó. Y ocurrió como un milagro.

Estoy seguro que nuestro Cristo repetirá, o continuará haciendo el milagro.

—Aplausos.

Con esa fe infinita me marcho físicamente, en pocos días retornaré a continuar la recuperación de los impactos que se conocen de un tratamiento de este tipo, y espero en pocas semanas estar echando la partida de pelota que nos deben allá en Fuerte Tiuna, y de nuevo estar recorriendo las calles queridas de la Patria, los campos queridos de Venezuela.

—Aplausos.

¡Viva la Patria!

—¡Vivaaa!

¡Viva Venezuela!

—¡Vivaaa!

¡Vivan los trabajadores!

—¡Vivaaan!

¡Viva la vida!

—¡Vivaaa!

¡Hasta la victoria siempre!

—¡Venceremos! ¡Viva Chávez!

—Aplausos.

Categoria:

Dejanos un comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si es o no un visitante humano y para evitar envíos automatizados de spam.