Cómo auxiliar a un niño cuando se pisan los dedos con una puerta

Uno de los accidentes más comunes

Cómo auxiliar a un niño cuando se pisan los dedos con una puerta

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Foto: Archivo
YVKE Mundial/Globovisión

Uno de los accidentes más comunes que ocurre en el hogar o incluso en el colegio es cuando un niño se pisa los dedos con puertas o gavetas,  jugando con otros niños, por las prisas de ir de un sitio a otro o por un simple descuido; por este motivo, conviene conocer cuáles son los primeros auxilios a brindar en estos casos y qué debemos hacer si vemos que la uña se pone morada.

Primeros pasos si tu hijo se ha pisado los dedos

1. Mantener la calma es uno de los pasos más importantes para que todo vaya como es debido. El niño por el propio dolor o por el susto que se ha dado va a empezar a gritar y llorar desconsoladamente. 

2. Hay que calmarlo, hablarle para que vea que no pasa nada y que se pondrá bien. Siempre mantener el control de la situación. 

Cómo actuar si un niño se ha pisado los dedos con una puerta

Lo más normal es que el pequeño empiece a tocarse el dedo o incluso que se lo meta en la boca para intentar calmar el dolor

1. Deberás hablarle claro, tranquilizarle con palabras, pero también hacerle preguntas. Aunque pensemos que no, esta es una técnica muy buena para saber si es tan grave como parece. Si el niño empieza a hablarnos, a razonar y se olvida en medio de estas preguntas y respuestas de su dolor, puede que lo que tenga es una leve molestia, sin embargo, si a pesar de los intentos no es capaz de hablarnos con claridad a causa del malestar, posiblemente su dolor sea real o mucho más fuerte de lo que pensábamos. 

2. Lo primero que debemos hacer es mirar el estado del dedo. Agarraremos al niño por la muñeca o por la mano, nunca por el mismo dedo, ya que, si lo tiene roto o con una herida abierta, le estaremos infringiendo más sufrimiento. Cabe destacar que en este gesto debes ser muy cuidadoso, porque hay niños que no te dejarán que actúes con libertad.

Casos que pueden ocurrir

1. En caso que el dedo no tenga ninguna herida que nosotros veamos, y siga teniendo la misma estructura, procederemos a ponerlo debajo del grifo con agua muy fría. Deberá colocar la mano y los dedos que se haya pisado con la puerta debajo del chorro durante unos 20 minutos. En caso que quieras utilizar hielo, recuerda que este tiene que estar siempre envuelto en un paño, para que pase la frialdad pero que no queme la piel del menor.

2. A veces el golpe que se ha dado al cerrar la puerta hace que la extremidad comience a sangrar, antes de curar la herida, tendremos que poner el dedo debajo del grifo como hemos hecho anteriormente si el dedo no tenía visible ninguna herida abierta, debiendo, después de esto, buscar algún producto antiséptico. 

3. Una vez que hemos limpiado y curado la herida, colocaremos la mano del infante por encima del nivel en el que se encuentra el corazón, de esta manera evitamos que siga sangrando la hemorragia.

4. En el peor de los casos, puede ocurrir que el niño se haya pisado tan fuerte los dedos con una puerta que se los haya fracturado, viéndose muy deformados o no pudiéndolos mover, si esto es así, lo mejor es que vaya directamente al médico.

5. Otro de los casos que también llama la atención y que necesita ayuda médica es si la uña se cae, de forma parcial o entera, lo más recomendable es ir a un centro de salud para que curen la herida lo más pronto posible.

Categoria:

Dejanos un comentario