Asamblea saliente

Artículo

Asamblea saliente

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Periodista venezolano Earle Herrera /Foto: Archivo
Yvke Mundial/UN/Earle Herrera

La Unión Europea, con piedad colonial, llama “Asamblea saliente” la que precedieron Ramos Allup (AD), Borges (PJ) y Guaidó (VP), durante el período más ignominioso del parlamento venezolano. El que no haya cumplido con sus funciones de legislar y controlar –que ya es bastante- es eclipsado por el hecho de subordinarse de la manera más rastrera a potencias extranjeras. Las generaciones futuras no lo creerán. Empero, terminarán por aceptarlo porque el entreguismo no fue en secreto, sino público, notorio y comunicacional. Con impudicia, pues.

En la historia republicana de Venezuela ha habido oposiciones, de derecha e izquierda, que se la han jugado para deponer un gobierno, pero ninguna llegó a pedir la invasión de su patria. La “saliente” se jactaba de repetir lo que el imperio le dictaba: “todas las opciones están sobre la mesa”. La ultra derecha la secundaba pidiendo más sanciones contra su país o “amenazas creíbles”. Abiertamente ofrecieron la entrega del Esequibo y toda la soberanía en pedazos. Busque en la historia, desde 1830, algún parlamento que haya caído más bajo.

El imperio y la vieja Europa, en el largo ocaso de su evolución, en su hora poniente, le dieron todo su apoyo a una derecha no solo lacaya, sino torpe y obtusa. Se le reconoció como poder interno de facto y se le brindó un nada desdeñable respaldo internacional. Toda la mediática occidental se puso a su orden. Toda la industria del entretenimiento. La entrega de dólares y euros fue fluida y generosa. Se pusieron en sus manos empresas y activos de todos los venezolanos. Le apoyaron cuanta aventura terrorista y criminal se le ocurrió: invasión camuflada como “ayuda humanitaria”, golpes de Estado con cambures, magnicidio frustrado con drones, operación Gedeón con contratistas mercenarias yanquis y hasta le permitieron “conciertos” fronterizos con burundanga letal como última nota.

Con su eufemismo neocolonial, Europa llama “asamblea saliente” a la de VP, PJ, AD, UN. T y VenteEn verdad, no es saliente, ni está por salir. Ya salió. El 6 de diciembre el pueblo la echó con los votos. Tampoco es poniente. Ya la puso. Ni muriente. Feneció cuando Trump estaba chillando que lo robaron. El magnate no pudo darle respiración boca a boca porque estaba ocupado, in extremis, de sí mismo.

 
Contenido Relacionado: 

Etiquetas:

Compartir esta Noticia

Categoria:

Dejanos un comentario