Nacionales

Armas de guerra incautadas no existieron para la “Gran Prensa”

La captura de dos civiles con armamento de guerra, presuntamente involucrados en planes de magnicidio, fue totalmente silenciada por la casi totalidad de los principales medios impresos del país

La denominada “Gran Prensa” venezolana continúa ocultando las evidencias que sobre el plan de magnicidio han sido reveladas por los cuerpos de seguridad del Estado.

Ayer, a primeras horas de la tarde, a través de la pantalla de Venezolana de Televisión, el ministro del Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicia, Tarek El Aissami, informó sobre la captura en el estado Zulia, de dos civiles que ocultaban armas de guerra, entre ellas un cañón antitanque y portátil, denominado "Carl Gustav", que puede impactar aeronaves de ala fija o rotativa. El Aissami señaló que con la detención de estas personas se iniciaba una nueva investigación para determinar la vinculación de este hecho con los planes de magnicidio denunciados en días pasados.

Tal como ha ocurrido con anteriores evidencias difundidas sobre el plan de magnicidio, la mayoría de los medios privados han ocultado a los venezolanos una información de primera importancia, vulnerando con ello el derecho a la información veraz y oportuna consagrado en la Constitución.

En las portadas de hoy de la prensa venezolana – con la excepción del diario zuliano Panorama, que coloca esta información en primera plana; y el diario 2001 que, aunque le da poca relevancia, al menos la coloca en su portada – la noticia no existió, fue silenciada.

Parece que para los editores de los medios (con algunas excepciones) la detención de dos civiles que portaban armas de guerra antitanques –como las usadas por los EEUU en Irak– y la investigación abierta para determinar su vinculación o no con un plan para asesinar al presidente de la República, tiene tan poco interés periodístico que no vale la pena mencionarlo.

El 18 de septiembre pasado fue difundida, a través de Venezolana de Televisión, una grabación que mostraba la participación de dos televisoras privadas nacionales – Globovisión entre ellas — en los planes de magnicidio; esta noticia tuvo el mismo destino: el silencio.

Miembros del Gobierno Bolivariano y diputados de la Asamblea Nacional han venido denunciando reiteradamente el cerco mediático que existe con relación a los planes de golpe y magnicidio en curso, destacando la similitud de este silencio con el ocurrido en abril de 2002; y la participación que tendrían algunos jerarcas de los medios en la nueva conjura, de allí el elocuente silencio.

Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button